Cae ministro, jefe de una «organización criminal» que pidió coima de $us 380 mil

El Gobierno asegura que hay “pruebas” y no indicios del hecho de corrupción. Invita a otras personas que hayan sido afectadas por esta red a presentar sus denuncias y les garantiza protección.

Carlos Quisbert / La Paz

“Estamos frente a una organización criminal, no hay otra palabra para calificarla, está siendo desmantelada y  ameritará el inicio y la ampliación de acciones (de investigación). Hay prueba contundente y evidente de que se han cometido delitos”. Así se refirió ayer en la tarde el ministro de Justicia, Iván Lima,  a la aprehensión, un día antes, del  hasta entonces ministro de Desarrollo y Tierras Edwin Characayo. En la mañana, su colega de Gobierno, Eduardo del Castillo, había anunciado que “la cabeza de esta red de corrupción ha caído”.

La noche del 13 de abril, en el paseo de El Prado de La Paz, frente al  Ministerio de Justicia, efectivos del Departamento Especializado de Lucha Contra la Corrupción (Delcc) aprehendieron “en flagrancia” a Characayo  y al ahora exdirector  general de Desarrollo Rural Hiper García,  minutos después de haber recibido 20.000 dólares de una mujer que los había denunciado por  extorsión en un caso de regularización de tierras en Santa Cruz. 

Según la  denunciante, Dareen  Schmidt Flores,  García le pidió  380 mil dólares para el saneamiento de un predio (El Triunfo II) que le pertenecía  a un familiar, ubicado a cuatro kilómetros del municipio San Ramón, en Santa Cruz. El informe policial del caso refiere que  Schmidt y su abogado, Óscar Salvatierra, fueron “captados” por García y que  la noche del martes, luego de un encuentro en un café,  entregaron “un adelanto” de 20.000 dólares en “mano propia” a Characayo, quien luego puso el dinero en una mochila de propiedad de García, ahora también destituido del cargo. 

Del Castillo, en una conferencia en la que informó sobre la aprehensión y  mostró imágenes del operativo policial, dijo que Characayo  cometió el delito  aprovechando  el poder que tenía por su cargo. El informe de la Policía menciona  que García pedía   una comisión de 80.000 dólares, además de  100 mil para Characayo y 200 mil dólares más para funcionarios del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), de quienes no se conoce su identidad, Los ministros Lima y Del Castillo coincidieron en señalar que el caso será investigado a fondo y no descartaron que haya otras víctimas de esta red.

El reporte policial precisa que García pedía que la reunión para pagar el adelanto se realice en el departamento del exministro, pero las víctimas no aceptaron, por lo cual fueron llevados a una banca del céntrico paseo paceño. Allí, García les quitó los celulares para que no  graben y entonces se presentó “un encapuchado con buso deportivo”, quien resultó ser Characayo, que  luego de recibir el dinero lo puso en la mochila de su cómplice. 

Cuando ambos se retiraban,  los efectivos de la Delcc los aprehendieron y ahora son procesados por los delitos de cohecho pasivo propio, uso indebido de influencias y beneficios en razón del cargo. Lima afirmó que esa “organización criminal” estaba conformada, “aparentemente”, por diferentes funcionarios del Gobierno que ahora están bajo investigación. 

Señaló que no se trata de las únicas víctimas, por lo que anunció que pedirán la detención preventiva de las  exautoridades. Llamó a otras personas que hubieran sido afectadas por esta red a presentar sus denuncias y garantizó la protección de los testigos.

El abogado de Characayo, César Rojas, dijo que su cliente negó estar involucrado en algún acto irregular y que este caso es un montaje en su contra  originado en  pugnas de sectores sociales que buscaban su alejamiento del cargo. Un video difundido por fuentes policiales muestra al exministro luego de su aprehensión, donde explica que sólo habló con las dos personas porque querían conocerlo y que cuando le dijeron que ya habían hablado con García, él les respondió: “Entonces con él nomás, pues”.

 
Hasta el cierre de esta edición , Characayo y García ya habían prestado sus declaraciones y permanecían en celdas policiales, pero no se había realizado  la audiencia de medidas cautelares.

En la noche, las viviendas de ambos fueron allanadas en busca de elementos de prueba.

 El abogado del exministro dijo que en su domicilio “no se ha encontrado ningún indicio material ni dinero ni nada, aunque sí han secuestrado la computadora con la cual él trabajaba”.

Informó que no se opusieron a ese acto judicial para facilitar la investigación y consideró que, en la audiencia de medidas cautelares, no habría motivos para dictar una detención preventiva porque justamente se acreditó el domicilio legal.

La vivienda de García también fue allanada en horas de la noche y tras esa intervención, en declaraciones a la red Unitel el exdirector aseguró que es inocente.

 “Aquí no hay nada, soy inocente, es todo una trampa. Una trampa, un malentendido, nada más”, declaró el hombre en cuya mochila se encontraron los 20.000 dólares.
 

Characayo: “Me siento engañado”

En su declaración informativa ante la Fiscalía, el exministro de Desarrollo Rural y Tierras  Edwin Characayo dijo que se siente “engañado” por las acusaciones que se hicieron en su contra. El martes fue aprehendido, acusado de  haber cobrado 20.000 dólares de adelanto de un soborno.

“Él manifiesta que ha sido una trampa en su contra, en su declaración él ha manifestado que se siente engañado y está indignado por todo lo que está pasando”, afirmó César Rojas, abogado de la exautoridad.

El exministro explicó que el director general de Desarrollo Rural, Hiper García, hombre de su confianza, lo citó a una reunión a la que se presentó vestido de manera informal y sin escolta policial, sin conocer los motivos.

 Según su abogado, Characayo no descartó que este  caso se trate de un montaje  realizado como parte de una componenda en su contra, debido a las pugnas  de sectores sociales que existen al interior  del MAS y que buscaban alejarlo de su cargo desde hace tiempo.

| PÁGINA SIETE DIGITAL