28 de octubre de 2021

Cuatro personas del entorno de Evo vuelven a embajadas

Diego Pary (ONU), Sacha Llorenti (ALBA), Sebastián Michel (Venezuela), y Ramiro Tapia (Argentina). Una analista dice que fueron “exitosos” en narrativas.

Cándido Tancara Castillo / La Paz.

Hasta ahora cuatro exembajadores de Evo Morales volvieron a cargos diplomáticos en el extranjero, algunos retomaron sus cargos, otros subieron un peldaño en la jerarquía, uno de ellos es resistido por residentes bolivianos. El vocero presidencial Jorge Richter afirmó ayer que algunos tendrán “una vida más apacible” o para otros será una “vacación permanente” a menos que haga apertura de mercados.

El exembajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA)  Diego Pary  subió un escalón, ahora es embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU); Sacha Llorenti, que ocupaba el cargo de Pary, ahora  es el nuevo secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP); Sebastián Michel, que ocupaba el cargo de embajador plenipotenciario de Bolivia en Venezuela, en el gobierno de Morales, ahora volvió a su cargo; Ramiro Tapia, que era cónsul en Argentina, ahora es el nuevo embajador en el vecino país.

La analista de temas políticos Sonia Montaño afirmó que si los exembajadores volvieron a sus puestos o  escalaron en jerarquía es porque en los últimos 14 años fueron “exitosos” en narrativas como el racismo, aunque no recuperaron el mar, y ahora harán similar “trabajo”.

El lunes, el vicepresidente David Choquehuanca pidió que “el poder como la energía debe fluir, no estancarse, hay que hacer que el poder circule, se democratice”.  En días pasados, el denominado “comandante” de los Ponchos Rojos, Santos Apaza, afirmó que “estamos molestos de que siguen funcionarios, los que (se) han servido durante 14 años”. En las nominaciones a alcaldes y gobernadores el pedido es el mismo, no más exfuncionarios del gobierno de Morales, sino oportunidad para nuevas generaciones de masistas.

El vocero presidencial Jorge Richter afirmó ayer que algunas personas buscan “padrino” en Evo Morales y “muy pocos” son recomendados. “He tenido la opción de conocer, ha habido gente, que también la política funciona de esta manera, que busca rápidamente algún padrino para lograr un espacio en el Estado y la gente que ha llegado hacia el señor Evo Morales ha tenido una respuesta y la respuesta ha sido que él deja que Arce y Choquehuanca armen su gabinete y que ese gabinete sea responsabilidad de quienes están gobernando, entonces muy poco, muy  poco, puede haber recomendado”, digo en el programa Antes del Mediodía de FidesTv.

Richter afirmó que la única recomendación pública de Morales fue para Álvaro García Linera como embajador ante la OEA. “Hubo una recomendación pública para Álvaro García Linera, habrá que ver las otras consideraciones que tiene el presidente (Arce); le parece bien, no es que corresponde”.

Richter habló de “exilio dorado” y de “vacación permanente” para algunos diplomáticos que son designados por el gobernante MAS. “Ser parte del cuerpo diplomático ¿debe entenderse como un exilio dorado? Es un cliché que se utiliza siempre, un exilio dorado o como un espacio donde una persona puede desempeñarse de forma positiva”. Explicó que es importante ver los perfiles de los embajadores para ver “un aporte significativo para el Estado”, otros “tendrán una vida más apacible, no debe ser el caso de quien vaya  a Argentina, donde la colonia boliviana se encarga de que no tengan tranquilidad o lo que puede suceder en España, donde la cantidad de bolivianos está en la embajada”.

El vocero también aseguró que “posiblemente  en algunos países donde hay muy pocos bolivianos y donde las embajadas deberían, en función del perfil, trabajar en apertura  de mercados y complementariedad económica; es muy importante el perfil, el ánimo y la dinámica que cada uno le imprima, debe haber más de uno que por supuesto está casi en una situación de vacación permanente”.

El nuevo embajador de Bolivia en Argentina, Ramiro Tapia, dijo en radio Fides que “(Arce y Choquehuanca) han decidido que le sigamos colaborando en esta gran patria que es la Argentina a todos los bolivianos”, pues “aquí quien viene (él) no es encargado, es un hermano más de ustedes, vamos a trabajar conjuntamente día a día”. Leonardo Gutiérrez, uno de los representantes del MAS en Argentina, rechazó esa designación. “El descontento es generalizado, ya han tenido la oportunidad de ejercer sus funciones, no se vio nada en la colectividad boliviana, y no nos ha favorecido en nada, han venido a desintegrarnos y fueron cómplices del gobierno de facto”, dijo en Fides. Héctor Machicado, otro dirigente masista, afirmó en Fides que “Tapia era cónsul general hace cuatro años, luego se fue a España y ahora vuelve como embajador; necesitamos cambios, necesitamos cambios y hay familias que se reparten (cargos),  no queremos los que van de una embajada a otra”.

Punto de Vista
Sonia MontaÑo, analista político

“Fueron exitosos en narrativas”

Lo que yo creo y veo son dos dimensiones en este hecho, por un lado, es una manera de sacar del juego interno a los más allegados de Evo Morales; el sillazo no es lo que esperaban, pero es una expresión de conflicto interno porque la distribución de pegas  es insuficiente en todo gobierno, se ve que hay un grupo de excluidos y en este caso se trata del grupo  cercano a  Morales. Es una forma elegante de sacarlos del juego político interno. 

Por otro lado, también ha sido el trabajo internacional del MAS en 14 años, toda la tesis del golpe de Estado y el papel incluso  de organismos de DDHH, la narrativa del racismo, todo un relato que acompañó a Evo Morales ha sido exitoso en el ámbito internacional, entonces creo que ahí también colocan fichas políticas, no ha servido para recuperar el mar o para una política exterior respetable, pero ellos están empeñados en rearticular el ALBA; habrá que ver en qué medida lo logran, lo que yo  veo y saben que les funciona es tener gente, voceros que reproduzcan la narrativa de turno (golpe de Estado) en el ámbito internacional; lo que han aprendido  (en 14 años) es que el populismo funciona.

| PÁGINA SIETE DIGITAL