26 de noviembre de 2020

El Gobierno de Áñez pide al TSE que realice una auditoría a las elecciones del 18 de octubre

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, envió esta mañana una carta al presidente del ente electoral. En el sello de recepción dice que ingresó a las 11:15.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, a nombre del Poder Ejecutivo, envió esta mañana una misiva al presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero (con sello de recepción a las 11:15), en la que le solicita que, para dar certidumbre, tranquilidad y credibilidad a la ciudadanía boliviana, atienda el pedido de las “expresiones públicas y espontáneas de diferentes organizaciones territoriales sociales y cívicas” y ordene la realización de una auditoría a las elecciones realizadas el 18 de octubre.

La carta señala que la democracia es el sistema de convivencia política y pacífica que debe garantizar a los ciudadanos la materialización de los principios rectores como ser la libertad, igualdad, inclusión, transparencia, rendición de cuentas y otros

Sostiene también que la democracia enfrenta cada día amenazas y desafíos. Asegura que solamente el cumplimiento de la Constitución Política del Estado, la ley, la institucionalidad y la transparencia pueden fortalecerla.

En ese contexto, “siendo de conocimiento las expresiones públicas y espontáneas de diferentes organizaciones e instituciones sociales y cívicas en el territorio nacional respecto a un supuesto fraude electoral y a fin de dar certidumbre, tranquilidad y credibilidad a la ciudadanía boliviana, solicito a su presidencia, en virtud a los principios de transparencia, publicidad y licitud de los actos públicos considerar la pronta realización de una auditoría al proceso electoral del 18 de octubre”.

Núñez, en representación del Gobierno, asegura que dicha determinación “es necesaria e imprescindible para otorgar mayor legitimidad a los resultados de las elecciones, por el bien de la democracia y la vigencia de la pacificación en el país” iniciada por el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez.

| EL DEBER