6 de diciembre de 2021

El MAS busca control de las Fuerzas Armadas a través de ley de ascensos

El Movimiento Al Socialismo (MAS) se encuentra a un paso de aprobar el proyecto de Ley de Ascensos de las Fuerzas Armadas, lo que le permitiría tener el control de la institución tutelar del país a través de los mecanismos de promoción a grados superiores, no sólo en los grados de generales o almirantes, sino también en grados inferiores.

El artículo 16 del proyecto establece que la propuesta institucional de ascensos será efectuada por el ministro de Defensa al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, para los oficiales generales y almirantes a propuesta de cada fuerza.

El diputado José Manuel Ormachea, de Comunidad Ciudadana (CC), informó que el documento se encuentra en la Cámara de Senadores y que es trabajado por los senadores Leonardo Loza, Eva Luz Humeres y Ana María Castillo, todos del oficialismo.

El documento que determina los ascensos consta de 27 artículos, además de disposiciones transitorias, abrogatorias y derogatorias, establece los mecanismos y procesos para subir de grado. 

En tanto, el Comandante General de la respectiva institución armada hará la respectiva propuesta de ascenso al Ministro de Defensa para el resto del personal de las Fuerzas Armadas.

El artículo 17, en los incisos B y C, señala: “Los ascensos son otorgados por el Ministro de Defensa, mediante resolución ministerial, para el resto del personal (de coroneles hasta tropas). Los comandantes de fuerzas para el personal de la tropa”. 

Según el diputado Ormachea, con este proyecto de normativa castrense el MAS busca tener el control de las Fuerzas Armadas, al igual que lo hizo con la Policía.

Recordó que, en la institución verde olivo, el Ministro de Gobierno ya toma decisiones de manera conjunta con el alto mando policial, pese a que la Constitución Política del Estado establece que el titular de Gobierno sólo es un nexo entre el Presidente y la fuerza del orden.

Con esta normativa, las FFAA dan mayores prerrogativas al Ministerio de Defensa, que actualmente está a cargo Edmundo Novillo.

Refirió que el artículo 23 establece que el Ministro de Defensa formará parte del Tribunal de Ascensos para generales de la Fuerza Aérea, el Ejército y almirantes. 

Ésta es una total injerencia política en las Fuerzas Armadas en que un civil va a definir los ascensos, lo cual no es correcto, cuestiona el legislador.

“De manera previa, antes de ser remitida la lista de candidatos para ascensos al Presidente, el Ejecutivo ya tiene un delfín, un emisario en el Tribunal Militar de Ascensos. En este caso,

Edmundo Novillo elige, después se remite al Presidente lo pasan además al Legislativo para que se ratifique, se ratifica, ya no con dos tercios, ahora por simple mayoría o absoluta como dice el MAS”, lamentó el diputado.

El proyecto es una venganza

El abogado Omar Durán, exmilitar de carrera, señaló que mediante esta normativa se busca la implementar una milicia armada en el país, toda vez que en los ascensos se incorpora a civiles en desmedro de las instancias internas que actualmente califican a los postulantes. 

En su momento, sostuvo que ésta se constituye en un mecanismo de venganza contra la entidad castrense que apoyó a la población durante la crisis de octubre y noviembre de 2019.

Lo que hace la ley es dejar esa potestad a una junta de militares y civiles, en este caso el Ministerio de Defensa, para aprobar los ascensos de los oficiales y suboficiales. A su vez, la senadora por Comunidad Ciudadana (CC) Andrea Barrientos denunció que varias promociones están perjudicadas.

| LOS TIEMPOS