El MAS no logra consenso y el Vice sintoniza con renovadores

El ala evista habló de purgas y de ajustar la disciplina, pero desde el partido azul hay quienes indicaron que se debe purgar a exautoridades que trabajaron con Morales.

Yolanda Mamani Cayo  / La Paz 

El Movimiento Al Socialismo (MAS), que suspendió su congreso  para modificar sus estatutos y “ajustar” la disciplina, aún no logra consenso respecto a esos asuntos. En tanto, el vicepresidente David Choquehuanca sintonizó con el ala  renovadora del partido azul. 

El congreso estaba programado para el 3 de junio, pero fue suspendido –indicaron- ante la escalada de casos de la Covid-19. Sin embargo, declaraciones y posturas de masistas y de disidentes dan cuenta de que aún no hay unanimidad  sobre los cambios en el estatuto, ni sobre  a quiénes se debe aplicar  la  purga anunciada por el expresidente Evo Morales.   

El exmandatario  fue quien habló de una purga y una depuración de aquellos dirigentes y militantes, luego de que fuera cuestionado “el dedazo” de la cúpula azul en la elección de candidaturas para las subnacionales.

Sin embargo, la idea no fue bien recibida por todos los sectores del MAS. La tercera semana de este mes, la ejecutiva de la Confederación Sindical de Mujeres de Comunidades Interculturales de Bolivia, Angélica Ponce, indicó que están de acuerdo con Morales respecto a realizar la  purga, aunque precisó lo siguiente sobre a quiénes se debe aplicarla: “Estoy de acuerdo. No vamos a dar nombres: son exautoridades que acompañaron a él mismo (Morales) y que siguen queriendo volver a hacer daño a nuestro país”.   

El diputado Rolando Cuéllar, considerado vocero de los renovadores,  sugirió en sus redes  el primer cambio a los estatutos del MAS. “Art. 1.- Todo militante que huya del país en tiempos de golpe, será expulsado con ignominia, por no cumplir la consigna: Patria o Muerte”, se lee en su publicación.

En su misma red social, Cuéllar hace referencia al grupo del entorno de Morales, quienes tras la renuncia del expresidente, el 10 de noviembre de 2019, se refugiaron en la residencia de la Embajada de México o salieron del país.

“Se ha distorsionado el congreso orgánico (…), dicen que van a purgar, que van a expulsar, van a poner disciplina, pero yo les pregunto a estos llunkus: hay que ponerles disciplina a ustedes por traidores, a los que hay que expulsar es a ustedes”, dijo.

Cuéllar insistió en  que el partido oficialista necesita una renovación para garantizar el “proceso revolucionario”. “Quienes se oponen a la renovación de este proceso revolucionario son agentes de la CIA, son de la ultradereha, infiltrados que nos están dividiendo (…). No le tenemos miedo a la renovación. Juan Ramón Quintana, Carlos Romero, Adriana Salvatierra y el mismo Arce Zaconeta son los que se oponen a la renovación”, sostuvo ayer Cuéllar. 

El vicepresidente David Choquehuanca comparte e impulsa también la idea de dar oportunidad a líderes jóvenes. El 21 de mayo, en El Torno (Santa Cruz), participó junto a Cuéllar en la inauguración de la escuela de cuadros, dirigida a “los jóvenes que son el futuro y conducción de la revolución socialista”. 

“Despierten. Jóvenes rebeldes necesitamos. Los han vuelto bien educaditos, bien obedientes, bien sumisos, necesitamos despertar la rebeldía de los jóvenes. Somos millones, por eso nos tienen miedo y no quieren que surjan líderes en las provincias, en nuestros cantones, no quieren”, afirmó Choquehuanca, quien coincidió con Cuéllar en El Torno.  

Para el exsenador y disidente del MAS  Omar Aguilar, existen “muchas discrepancias” en el partido y las organizaciones sobre la convocatoria y los objetivos del congreso azul, y a pesar del lobby de Morales, que pretendía ajustar las normas internas para “que no haya librepensantes e indisciplina”, pero sobre todo “que ningún militante cuestione su liderazgo”, su plan no logra consolidarse.

“Se conoce que muchas organizaciones están cuestionando la temática del congreso y están exigiendo mayor participación dentro este congreso del MAS, principalmente la Csutcb  que ha visto mermada su participación”, dijo Aguilar a Página Siete.  

El diputado Renán Cabezas, del MAS, rechazó la postura de Cuéllar y lo acusó impulsar la división. “No descarto que Cuéllar esté con la intención de dividir el MAS-IPSP, no estoy de acuerdo con lo que él asegura, tiene derecho a expresarse pero hay que ser claro. No es el sentimiento del MAS-IPSP”, dijo Cabezas

El  exdiputado Remberto Calani afirmó:   “En el caso de  renovación y cambios de dirigentes, eso se va a hacer en un congreso de dirigencias, pero esto será a partir de la modificación de estatutos”. 

Desde Tarija, el dirigente y vocero del MAS, Henry Párraga, aseguró que el objetivo del congreso orgánico para modificar los estatutos internos es “actualizar” dicho estatuto a la normativa vigente en la Ley de Régimen Electoral y la Ley de Organizaciones Políticas.

| PÁGINA SIETE DIGITAL