30 de octubre de 2020

Exmiembro de las FARC, Facundo Molares y otros cuatro implicados en muertes en Montero, a un paso de su libertad

El juez fijó una audiencia de cesación a la detención para el lunes y martes. Los familiares de las víctimas claman por justicia y aseguran que de ellos nadie se acuerda

Cuatro detenidos están a un paso de su libertad, entre ellos figura el excombatiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Facundo Molares. Todos son parte de una investigación de la Fiscalía y la Policía por su participación en el ataque armado a cívicos en octubre de 2019 durante el paro de 21 días en Montero, que acabó con la muerte de Mario Salvatierra Herrera y Marcelo Terrazas, además de 60 heridos.

En su tercer intento, los imputados lograron que el juez de Montero, Róger Salvatierra, les fije para mañana y el martes una serie de audiencias consecutivas para definir el pedido de cesación a la detención en las investigaciones por delitos de homicidio, organización criminal, porte de armas de fuego y otros.

Para este lunes 31, a las 11:30, el juez Róger Salvatierra fijó la audiencia de solicitud de cesación a la detención de los detenidos en la cárcel de Palmasola, Johan Elías Pena Peñaloza, Iván Cala Ventura y David Peñaloza López. 

Para las 15:30 está marcada la audiencia para el detenido Wilson Rodríguez Peralta. Los tres están imputados por homicidio, organización criminal y otros delitos al haberse establecido, mediante peritajes en las pesquisas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, que participaron en los enfrentamientos. 

Estas personas, según los análisis de laboratorio del Instituto de Investigaciones Forenses, dieron positivo al guantelete de Lunge. Significa que se hallaron las evidencias de haber portado armas de fuego y disparado contra la gente que cumplía un paro cívico.

Según las diligencias, Wilson Rodríguez Peralta participó también ese día. Incluso en el expediente, como prueba, se adjuntan las fotografías de Wilson Rodríguez, vestido con uniforme camuflado, exhibiendo y desafiando con un arma de grueso calibre.

| EL DEBER