Los 20 cargos clave de la Policía pasarán por un control político

Para la oposición, el objetivo es someter a la institución. El Ministro de Gobierno dijo que la Policía espera “con ansias” que esta ley entre en vigencia.

Con la nueva Ley de Carrera de Generales y Ascensos de la Policía Boliviana, aprobada la madrugada de este miércoles en la Cámara de Diputados y ahora en tratamiento en el Senado, los 20 cargos más importantes de esta institución pasarán por el control político del Ministro de Gobierno. 

La normativa dispone una nueva jerarquía policial con 20 generales (actualmente sólo podría haber una decena), quienes estarán divididos en tres niveles (Superior, Mayor y Primero) y ocuparán cargos en el Mando Policial, en las direcciones nacionales, en los comandos departamentales y en las fuerzas especiales.

Todos ellos, excepto el de Comandante General, necesitarán la conformidad del titular de Gobierno, quien además ocupará el primer lugar en el Mando Policial, lo que ha generado preocupación en la oposición y en el sector pasivo, que considera que con ello queda disminuido el mando policial para dar paso al control político de la institución. 

El artículo 32 del proyecto de ley, aprobado con el voto mayoritario del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS),  dispone que el Ministro de Gobierno deberá dar su “conformidad” al nombramiento del Subcomandante General,  jefa o jefe de Estado Mayor y del Inspector General, todos ellos con el rango de generales superiores.

También deberá hacerlo en el caso del nombramiento del presidente o presidenta del Tribunal Disciplinario y de los directores o directoras nacionales de Personal, Inteligencia, Planeamiento y Operaciones,  y de Instrucción y Enseñanza. En estos casos, quienes ocupen el cargo deberán ser policías con grado de generales mayores.

El Ministro de Gobierno también deberá dar su aprobación al nombramiento de los nueve comandantes departamentales y de los directores o directoras generales de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) y  Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc). En este caso el grado deberá ser de General Primero.

“Los cargos previstos en el parágrafo precedente, con excepción del señalado en el inciso a) numeral 1, serán propuestos por la o el Comandante General, previa conformidad de la ministra o el ministro de Gobierno y designado por la Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia”, señala el artículo 32.

El inciso a) numeral 1 se refiere al Comandante General, quien será designado por el Presidente, tal como lo establece el artículo 14 de la Ley Orgánica de la Policía y como ocurre actualmente.

Sin embargo, la nueva normativa abroga más de 25 artículos de la Ley Orgánica, entre ellos los  17, 19 y 36, que disponen que es atribución directa del Comandante General el nombramiento del Inspector General, del presidente del Tribunal Disciplinario Superior y de los nueve comandantes departamentales.

Para los policías en retiro, existe una clara intención política de restar poder a los policías formados en la institución en favor de un civil, lo que rechazó el ministro de Gobierno, Eduardo  del Castillo, aunque admitió que “el Ministro de Gobierno se hace cargo de la Policía Boliviana”, en el marco de lo que establece el artículo 252 de la Constitución: “Las Fuerzas de la Policía Boliviana dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado por intermedio de la Ministra o Ministro de Gobierno”.

 “No pedimos que la Policía Boliviana sea masista ni mucho menos, pero tampoco queremos que sea de ningún otro partido”, afirmó, para luego insistir en que ésta es “una ley hecha por policías, para policías”. Por ello, dijo que las expresiones de oposición son “aisladas” y aseguró que, por el contrario, “la Policía está esperando con ansias que se apruebe este proyecto”.

El coronel Erick Millares, asesor legal de la Asociación Nacional del Servicio Pasivo de exjefes policiales, dijo que la ley vulnera la disposición constitucional que establece un mando único para la Policía y además el mecanismo de nombramiento del Comandante General. “Se debe respetar la institucionalidad de la Policía Boliviana”, demandó.

El diputado Miguel Roca, de Comunidad Ciudadana (CC), afirmó que la nueva ley otorga atribuciones extraordinarias al Ministro de Gobierno en el proceso de nombramiento de los altos cargos policiales, por encima de quienes se formaron por años dentro de la institución.

“Aquí vemos que se genera un esquema de varios años (de nombramientos) a dedo, un dedazo, y eso no puede ser para nada bueno para nuestra institución del orden”, advirtió.

La diputada Ana Saavedra (CC) denunció que con esta normativa “estamos camino a la venezolanización” y el Comité Pro Santa Cruz emitió un comunicado en el que advierte que el gobierno de Luis Arce busca someter a esta institución “a sus caprichos”.

En contraparte, el diputado Gualberto Arispe (MAS) opinó que lo que hay en la oposición es “miedo” al Ministro de Gobierno y recordó que Arce es cabeza de la Policía con el respaldo del 55% de la población.  “Quien dirige a la Policía Boliviana por supuesto que es el Ministro de  Gobierno, les guste o no, así está”, afirmó.

Para el  comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, la ley genera certidumbre dentro de la institución y respeta lo establecido en la Constitución Política.

| PÁGINA SIETE DIGITAL