Sin debate y en escandalosa sesión, la aplanadora del MAS consuma amnistía

En el pleno, los legisladores opositores llamaron “dictadores” a sus colegas del partido azul. Éstos mostraron carteles con mensajes como “Justicia para los presos políticos, cárcel para los golpistas”.

Una sesión anterior en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Foto:APG

Pablo Peralta M.  / La Paz 

En una sesión en la que no hubo debate, pero sí gritos y carteles, el Movimiento Al Socialismo (MAS), que tiene mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), sancionó el decreto presidencial de amnistía e indulto por razones humanitarias y persecución política. 

Esa norma beneficiará, entre otros favorecidos, a quienes fueron procesados entre el 21 de octubre de 2019 y el 17 de octubre de 2020. El  decreto establece tres requisitos generales y cinco específicos -según corresponda en cada caso- para acceder a la amnistía. Por otro lado, establece cinco requisitos generales y cinco específicos para acceder al indulto  (detalles en el cuadro adjunto). 

El gran alboroto en el pleno de la ALP se originó cuando la oposición protestó y exigió que el decreto presidencial sea sometido a debate, pero no fue escuchada por el partido azul. 

Fue entonces que legisladores de Comunidad Ciudadana (CC) y de Creemos unieron voces y gritaron “dictadores” a sus colegas del MAS. En el hemiciclo, los asambleístas opositores denunciaron que el partido azul les quitó el derecho a debatir. “Debate es democracia”, “queremos debate”, fueron algunos estribillos que se escucharon. 

Desde el MAS respondieron a  la arremetida, pero  en un momento dado, la trifulca escaló a una batalla de carteles. Los legisladores del partido azul mostraron pancartas con mensajes como: “Golpe de Estado, nunca más” o “Justicia para los presos políticos, cárcel para los golpistas”. Los opositores, por su parte, exhibieron carteles  con mensajes como “MAS = autoritarismo + impunidad” o “Rechazo a la impunidad del MAS”.  

“El presidente nato de la Asamblea se negó a dar la palabra. El MAS no quiere parlamentar”, expresó Erwin Bazán, jefe de bancada de Creemos. Andrea Barrientos, jefa de bancada de CC, manifestó que el decreto tiene fines políticos, con los cuales se busca dar impunidad a quienes atentaron contra el pueblo. 

Tras culminar  la sesión, Andrónico Rodríguez, presidente del Senado, sostuvo que la oposición al MAS de entrada rechazó el decreto, y que su pedido de debatir dejó entrever una contradicción.  “Primero rechazan, no están de acuerdo;  después quieren debatir, quieren considerar, quieren conciliar. No tiene sentido, es total incoherencia”,  aseguró.  

Centa Rek, jefa de bancada de Creemos en el Senado, manifestó que el gobierno de Arce demostró que “para nada” es de reconciliación, y que el atropello marca un antes y un después, puesto que Arce -desde su punto de vista- deja de ser la esperanza  que en un momento significó para hacer cambios, aunque mínimos,  en la  preservación de  las formalidades de la democracia. 

“El atropello que se consumó es grave, porque ni siquiera nos permitieron hacer uso de la palabra dentro del pleno de la Asamblea Legislativa, utilizando la aplanadora de la mayoría absoluta”, manifestó Rek.

Rodríguez expresó  que ahora la justicia debe aplicar el decreto “desde ya”, y comentó que su persona es uno de los procesados durante el  gobierno de Jeanine Añez.  “Yo estoy procesado, más de cuatro procesos en Cochabamba. Acá en La Paz tengo más de tres. Todo por sedición y terrorismo. No hay ninguna prueba que me vaya a implicar. (…) Estamos perjudicados muchos por levantar la voz contra el gobierno de la señora Añez”, aseguró. 

Leonardo Loza, senador del MAS, manifestó que el decreto beneficia a todas aquellas personas que fueron víctimas de persecución y violación  a los derechos humanos. “Al igual que el pueblo boliviano, espero ser beneficiado”, expresó el legislador,  quien agregó que tiene más de 12 procesos penales en su contra.    
 

 Los  requisitos 

  • Amnistía  Se debe  cumplir los  requisitos generales: documento de identidad, una certificación emitida por el Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) que acredite que la persona no tiene sentencia, y Certificado de Permanencia, emitido por la Dirección del Establecimiento Penitenciario. 
  • Indulto  Los requisitos generales son: documento de identidad, fotocopia de la sentencia, certificación emitida por el TDJ que acredite el detalle de condenas y procesos  vigentes en su contra, Certificado de Permanencia, y fotocopia simple del Auto de Radicatoria.

| PÁGINA SIETE DIGITAL