30 de octubre de 2020

Nicolás Maduro anuncia la disolución de la Asamblea Constituyente

Los delegados de la ANC, todos chavistas incluido el propio hijo del mandatario, fueron elegidos en unas elecciones desconocidas por la oposición y por las principales democracias del planeta.

Nicolás Maduro (der.) saluda al ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, el martes en Caracas. | EFE

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha ordenado que diciembre sea la fecha de defunción para su propio «hija» política, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), nacida de forma ilegal e inconstitucional en 2017 para arrebatarle poderes al Parlamento democrático.

Los delegados de la ANC, todos chavistas incluido el propio hijo del mandatario, fueron elegidos en unas elecciones desconocidas por la oposición y por las principales democracias del planeta.

El anuncio de Maduro confirma que las elecciones parlamentarias de diciembre van viento en popa para la revolución, con los principales partidos de la oposición tomados por el gobierno, con sus dirigentes inhabilitados, encarcelados o exiliados, con un Consejo Nacional Electoral (CNE) a la medida de sus intereses y con una nueva ley electoral que multiplica sus posibilidades.

Si se le suma los trucos del censo electoral, la hegemonía comunicacional, el sistema de control social implantado a través del carnet de la patria y el uso indiscriminado de los fondos del Estado se dibujan las elecciones perfectas o «las más democráticas de la Historia», como asegura el gobierno.

«Estamos enfrentando un boicot mundial contra las elecciones parlamentarias constitucionales de Venezuela. Y debemos enfrentar de frente al imperialismo y sus lacayos. Quieren sabotear las elecciones de Venezuela», se quejó el «presidente pueblo» durante la videoconferencia realizada con dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en la que también participó Diosdado Cabello.

“El número 2” de la revolución y presidente de la ANC reapareció públicamente tras superar el coronavirus, del que todavía se está recuperando.

| LOS TIEMPOS