19 de octubre de 2021

8 elementos desvirtúan el caso «golpe», aunque el MAS ve nuevas pruebas

Desde el ámbito jurídico ven que el objetivo es habilitar a “Evo candidato” para los próximos comicios, en calidad de supuesta víctima.

Pablo Peralta M. / La Paz

Hay al menos ocho elementos que desvirtúan el denominado caso “golpe de Estado”. Aquellos van desde la memoria de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) sobre las mesas de diálogo hasta las recientes declaraciones del exjefe de la FAB. Desde el Movimiento Al Socialismo (MAS) indican que más bien “está descubriéndose todo”. 

Desde el ámbito jurídico hay quienes  sostienen que el caso no tiene “puerto jurídico” a donde llegar, pero que el objetivo del caso es habilitar al expresidente  Evo Morales para los próximos comicios  en calidad de supuesta víctima.   

El primer elemento identificado es la declaración que hizo el 4 de diciembre de 2019, Williams Kaliman, excomandante de las FFAA,  de que  no hubo golpe de Estado, porque no se quedó de presidente. “Yo no me fui al Palacio”, aseguró entonces. 

El segundo elemento es la Memoria de los hechos del proceso de pacificación en Bolivia Octubre de 2019 – Enero de 2020, difundida por la CEB el 15 de junio. La CEB fue, junto con  la Unión Europea, facilitadora de las mesas de diálogo. Ese documento, entre otros detalles, señala que, consumada la salida del país de Evo Morales, a la reunión del 12 de noviembre de 2019 en la UCB, asistieron representantes del MAS (Adriana Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales). 

En el informe se indica que cuando el diálogo estaba siendo infructuoso, Salvatierra pidió “una reunión a puerta cerrada” en la que participó Óscar Ortiz, entonces senador de UD. Tras dicha reunión, según la CEB, el MAS aseguró la participación de su bancada en la sesión de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) “en la cual reconocerían” a Añez, pero “no cumplió el acuerdo”.

El tercer elemento identificado es la contradicción que hubo entre exlegisladoras del MAS sobre si hubo o no vacío de poder en 2019. El 17 de junio de este año, Adriana Salvatierra, expresidenta del Senado, dijo que se provocó un “vacío constitucional”. “Que no intente lavarse las manos el señor Carlos Mesa, porque él estaba provocando un vacío constitucional, que también lo había provocado Luis Fernando Camacho”, declaró a No Mentirás. 

Un día después, el 18 de junio, la exdiputada Susana Rivero, exprimera vicepresidenta de la Cámara Baja, se presentó de forma voluntaria a la Fiscalía para declarar. Antes de entrar, expresó: “He traído mis pruebas de que nunca hubo vacío de poder”.   

El cuarto elemento es la polémica sobre la renuncia de la exdiputada Rivero. El día que se presentó a la Fiscalía, Rivero manifestó: “No he renunciado. Muéstrenme una renuncia anterior a la concreción del golpe de Estado. He renunciado el 14 y tengo mis pruebas que las voy a entregar en CD”. 

Esa misma jornada, ChequeBolivia.bo publicó: “Es verdad, Susana Rivero publicó su ‘renuncia irrevocable’ en Twitter el 2019 y luego la borró”. Rivero, a través de su cuenta de Twitter, dijo: “Son capaces de todo, incluida la fabricación de renuncias fake”.

El quinto elemento es el video difundido el 22 de junio de este año en el que se ve al expresidente Evo Morales contar a sus militantes que, en 2020, cuando le plantearon la idea “fuera Añez” del poder, y le propusieron tres opciones para reemplazarla (un militar, Eva Copa o la presidenta del TSJ), él pidió “cuidar” a la entonces presidenta Jeanine Añez, con tal de que garantice las elecciones de 2020. 

El sexto elemento es la supuesta instrucción de renuncia colectiva. “A mí me llamo Adriana para que renuncie”, dijo la expresidenta del Senado Eva Copa, el 1 de julio de este año, a F10. La ahora Alcaldesa de El Alto añadió que Salvatierra le dijo “llama a las chicas, que tienen que renunciar”.

El 6 de julio, el exsenador Omar Aguilar sostuvo que tiene “capturas” e “impresiones” de los chats de los grupos de WhatsApp del MAS, que prueban que hubo la presunta instrucción de dimitir después de la renuncia del entonces presidente  Morales.  

El séptimo elemento identificado es la declaración, del 4 de julio de este año, del general Jorge Terceros, excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB),   de que tres horas antes de que Morales renunciara, el 10 de noviembre de 2019, el entonces comandante de las FFAA, Williams Kaliman, ya sabía de la decisión y dispuso redactar un comunicado para adelantarse, con el fin de “hacer quedar bien a las FFAA”. El comunicado es uno de los principales argumentos que alega el oficialismo contra esa cúpula militar.  

El octavo elemento es la admisión de Javier Zavaleta, exministro de Defensa, de que estuvo al mando de las FFAA incluso después de la renuncia pública de Morales, aunque denunció que hubo insubordinación.  “Yo he estado en contacto muchas veces con Kaliman, incluso después de la renuncia del presidente Evo, pero en ningún momento se me dijo con anticipación de que iba a hacer eso”, dijo el 6 de julio de 2021.

El constitucionalista Williams Bascopé señaló a Página Siete: “El caso de sedición, conspiración y terrorismo,  denominado golpe de Estado, no tiene ni pies ni cabeza, no tiene ningún puerto jurídico de a donde va a llegar”.

El jurista agregó que es “un absurdo jurídico” que traerá consecuencias, dado que una vez que el MAS salga del poder, el caso llegará a instancias internacionales que  sancionarán al Estado. 

La analista  Erika Brockmann indicó que los gobiernos que están a punto de cruzar la línea roja y convertirse en regímenes autoritarios con ropaje democrático, necesitan  relatos y   tesis conspirativas que no sólo tejen medias verdades y grandes mentiras, sino que también  inventan enemigos. “Es una necesidad imperiosa, imprescindible para sostener su estrategia de poder”, manifestó. 

La experta agregó que “la posibilidad de conocer la verdad ha sido secuestrada”. “Para ello, instrumentan no sólo la justicia sino también la retórica victimizadora y las heridas que todavía dividen a los bolivianos. El caudillo lo hace con habilidad y con éxito, enerva y cohesiona a los sectores que creen en el MAS o son su clientela”. 

El abogado y analista político Paul Coca indicó que “al final de cuentas, esta narrativa del golpe de Estado tiene por objetivo: a) que la gente se olvide del referendo del 21F de 2016 (que la vulneración a sus resultados nos tiene en la actual crisis política); b) que se olviden del fraude electoral de 2019; c) que pase al recuerdo el hecho de la habilitación de Evo Morales por parte del Tribunal Constitucional Plurinacional, violando absolutamente la propia CPE; d) habilitarlo para ser candidato en 2025 en calidad de supuesta víctima”.

El expresidente Evo Morales manifestó ayer que “siguen apareciendo más pruebas sobre quienes participaron en el golpe de Estado de 2019 y el apoyo que dieron gobiernos antipopulares con material bélico y dinero”.

Mientras que la exdiputada Lidia Patty manifestó que los cuestionamientos al caso se dan porque “está descubriéndose todo”. En ese marco, agregó que “todo va a transparentar” a partir de la demanda que interpuso. “Eso no le gusta a la gente”, indicó.

 Los  ocho elementos

1      “No me quedé de presidente”

El 4 de diciembre de 2019,   el excomandante de las FFAA, Williams Kaliman, sostuvo que no hubo golpe de Estado, e indicó que se sugirió la renuncia de Morales en el marco de  la CPE y la Ley Orgánica de las FFAA. “¿Cómo puede ser golpe de Estado, si nosotros solamente hacemos la declaración? Yo no saqué soldados, no fui, le apunté con tanques, yo no me fui al Palacio, ningún militar estaba en las calles (…). Yo no me he quedado de presidente, nadie se ha quedado de presidente que sea militar”, dijo a Fides. 

2 La memoria de la Iglesia 

El 15 de junio de 2021, la CEB  difundió una memoria de los hechos del proceso de pacificación, en la que  cuenta que a   la reunión del 12 de noviembre asistieron representantes del MAS (Adriana Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales). La CEB dice que cuando el diálogo estaba siendo infructuoso, Salvatierra pidió  reunión a puerta cerrada. Tras dicha reunión, el MAS aseguró la participación de su bancada en la sesión de la ALP “en la cual reconocerían” a Añez, pero “no cumplió el acuerdo”, según la CEB.

3    Contradicción sobre el vacío

 El 17 de junio de 2021, Adriana Salvatierra, expresidenta del Senado, dijo que en 2019 se provocó un vacío de poder, y apuntó a Carlos Mesa y a Fernando Camacho. “Que no intente lavarse las manos el señor Carlos Mesa, porque él estaba provocando un vacío constitucional, que también lo había provocado Luis Fernando Camacho”, dijo a No Mentirás. El 18 de junio de 2021, la exdiputada Susana Rivero   se apersonó de forma voluntaria a la Fiscalía y dijo:  “He traído mis pruebas de que nunca hubo vacío de poder”.  

4  Polémica sobre una  renuncia 

El 18 de junio de 2021 se generó una polémica en torno a la fecha de la renuncia de la exdiputada Susana Rivero, quien ese día se presentó a declarar ante la Fiscalía. “No he renunciado. Muéstrenme una renuncia anterior a la concreción del golpe de Estado. He renunciado el 14 y tengo mis pruebas”, dijo. Esa jornada, ChequeBolivia publicó: “Es verdad, Susana Rivero publicó su ‘renuncia irrevocable’ en Twitter el 2019 y luego la borró”. Rivero indicó: “son capaces de todo, incluida la fabricación de renuncias fake”.

5  “Hay que cuidar a Añez”

El 22 de junio de 2021, se difundió un video en el  que se ve a Evo Morales contar a sus militantes que, en 2020, cuando le plantearon sacar a Jeanine Añez del poder, él pidió “cuidar” a la entonces mandataria, con tal de que garantice las elecciones de 2020. El expresidente confirmó la veracidad del registro audiovisual y sostuvo que la reunión data de mayo de 2021, cuando analizaban la estrategia del triunfo del MAS en las elecciones de octubre de 2020. “Pedir renuncia de Añez que se caía sola era un error”, indicó.

6  “Tienen que renunciar”

El 1 julio de 2021, Eva Copa, expresidenta del Senado, manifestó que en 2019 Salvatierra le llamó y le dijo “llama a las chicas, que tienen que renunciar”. A lo que se suma la declaración  del exsenador Omar Aguilar de que supuestamente hubo la instrucción de renuncia colectiva a la bancada del MAS. El 6 de julio, Aguilar adicionó que tiene “capturas” e “impresiones” de los chats de los grupos de WhatsApp del MAS, que prueban que hubo la presunta instrucción de dimitir.

7  Las declaraciones de Terceros 

El 4 de julio de 2021, el general Jorge Terceros,  excomandante de la FAB,   indicó  que tres horas antes de que Morales renunciara, el 10 de noviembre de 2019, el entonces comandante de las FFAA Williams Kaliman ya sabía de la decisión, y dispuso redactar un comunicado para  “hacer quedar bien a las FFAA”. Terceros  declaró que no hubo golpe porque Morales siguió impartiendo órdenes a las FFAA, por intermedio del entonces ministro de Defensa, Javier Zavaleta, hasta 30 horas después de su renuncia pública.

8  La admisión de Zavaleta 

El 6 de julio de 2021, Javier Zavaleta, exministro de Defensa, admitió que estuvo al mando de las FFAA incluso después de la renuncia pública de  Morales, aunque denunció que hubo insubordinación. La exautoridad indicó que  estuvo en contacto muchas veces con Kaliman, incluso después de la renuncia de Morales, pero  no tuvo ninguna comunicación sobre el comunicado de las FFAA. “Ésa fue una insubordinación, una decisión que se la tomó saltando la cadena de mando”, indicó.

Lidia Patty, exdiputada del MAS y demandante 
“Todo va a transparentar  este proceso que he iniciado”

   La exdiputada Lidia Patty, denunciante del caso “golpe de Estado” ante el Ministerio Público, señala que todo se está descubriendo y que todo se “va a transparentar”,  a partir de la demanda que interpuso, y que eso no le gusta a mucha gente. 

En declaraciones a Página Siete, la exlegisladora rechazó que la denuncia no tenga asidero legal y frente a las posturas  de que el objetivo del  caso es    habilitar a Evo Morales como candidato para  las próximas elecciones, Patty señaló: “A veces mucho se preocupan en eso”. 

Hay juristas que dicen que el caso “golpe de Estado” no tiene ningún “puerto jurídico” a donde llegar.   ¿Qué postura tiene al respecto? 

De esa forma siempre van a hablar ellos. Dicen que no tiene (base) jurídica. Nosotros viendo que todas las normas que compete a eso también hemos planteado. ¿Por qué dicen eso ellos? Porque  está descubriéndose todo, las cosas que han hecho, quiénes han financiado, quiénes estaban manejando, por eso están queriendo decir “ilegal”. Eso no más sería para mí.  

Expertos señalan que el caso, en el fondo, es parte de una estrategia para habilitar al expresidente Evo Morales para los próximos comicios, en calidad de “supuesta víctima”. ¿Qué opinión le merece?  

Cada persona tiene pues su derecho a participar en las elecciones, en todo. Pueden participar, nosotros no podemos decir nada. A veces mucho se preocupan en eso. Mucho le tienen miedo al expresidente Evo, que es un indígena. Por eso será, ¿qué será,  no? Siempre están preocupados de eso. Eso diría yo, porque nada de malo tiene.  

Hay al menos ocho elementos identificados que socavan o desvirtúan el caso “golpe de Estado”, desde la memoria de la CEB hasta las recientes declaraciones del general Terceros. ¿Qué postura tiene al respecto? 

La Iglesia es parte de ese golpe, porque ellos se han reunido. Ellos también han estado en esos actos, por eso también ese informe quieren que prevalezca. Ahora que saquen, pues, un informe de Senkata, Sacaba y Huayllani. Debía sacar un informe también de cómo la Iglesia piensa a favor de las hermanas viudas y huérfanos ¿o no es delito matar a la gente? Ahora dicen no hubo golpe, no es delito, cómo es posible que la Iglesia esté hablando. Nosotros siempre les hemos respetado. No está bien su actitud. 

Ahora, Terceros había agradecido de letales que han llegado, balines, chalecos antibalas. Él sabía, él ha agradecido, todas esas cosas ha hecho. Todo va a transparentar este proceso que he iniciado. Eso no le gusta a la gente. 

Por eso, mucha gente que va a ser involucrada tiene miedo. Nosotros mismos vamos a mirar (y vamos a decir) qué gente profesional le desestabiliza a nuestro país, ellos son profesionales, entendidos de las normas, ellos han trabajado contra un país que estaba constitucional. No va a ser bueno, van a quedar mal. 

Usted ya respondió sobre el hecho de que Morales no sea citado a declarar, pero ¿por qué en el caso aún no convocan a Camacho para que testifique?

Nosotros como denunciantes hemos pedido. Está, ahora, en manos del Fiscal General, del Ministerio Público. Ellos son ya responsables. Nosotros hemos pedido en su momento.

| PÁGINA SIETE DIGITAL