31 de octubre de 2020

Ambulancias cobran hasta Bs 2.500 por trasladar pacientes COVID-19 y solo los auxilian si tienen reserva en un hospital

Ambulancia
Ambulancia

El traslado de un paciente COVID-19 desde su domicilio hasta un establecimiento de salud es el comienzo de la miseria. Los familiares pagan hasta 2.500 bolivianos a la ambulancia por un trayecto que esté dentro del radio urbano y que, generalmente, dura menos de una hora.

Este servicio, tanto en el ámbito público como privado, está altamente demandado, considerando que, a medida que transcurre el tiempo, hay más gente infectada con coronavirus que requiere internación hospitalaria.

Si bien los familiares solicitan ambulancias cuando la situación es de extrema urgencia, no obtienen una respuesta inmediata. En el mejor de los casos, el vehículo, público o privado, llega en 45 minutos a una hora.

OPINIÓN se contactó con media docena de empresas de ambulancias, públicas y privadas, pero no todas estaban a disponibles.

Las entidades que sí atendían en domingo indicaron que solo auxiliarían a un enfermo de coronavirus si este tenía reserva en un establecimiento de salud: “No se puede ir a caminar con el paciente por todo Cochabamba”. Argumentaron que “no nos recibirán en ningún lado. Todo está lleno”.

Otro servicio de transporte particular de enfermos respondió que en fin de semana no atendía debido a que su personal “está muy exhausto” ante la excesiva demanda.

La ambulancia de SAR Bolivia tampoco es una opción para los pacientes, debido a que desde esa institución indicaron que solo el Servicio Departamental de Salud (SEDES) tiene autorización para hacer el transporte de enfermos COVID-19.

PRECIOS

Las empresas que accedieron a dar sus tarifas, contaron cobran hasta 2.500 bolivianos, siempre y cuando el domicilio de la persona esté dentro del radio urbano y el destino final sea una clínica de Cercado.

Ese precio, que es solo de ida, varía si el trayecto sale de la ciudad de Cochabamba.

Una enfermera que trabaja en una ambulancia, pero prefirió mantener en reserva su identidad, contó que buscando se encuentran ambulancias que cobran hasta 1.500 bolivianos. “Cuesta así porque todo lo que usamos con el paciente COVID lo desechamos. Tenemos esta instrucción”.

Si bien la inversión es elevada, cuando la vida de una persona está de por medio, hay familias que hace todo lo posible por cubrir ese gasto.

Fuente: Opinión