17 de octubre de 2021

Antes de que la mataran, Wilma llamó a su hermana para avisarle que su expareja la estaba siguiendo

Wilma Flores Zurita fue asesinada el domingo fuera de un supermercado de la zona sur de la capital cruceña y dejó dos hijos pequeños en la orfandad. El homicida, su expareja, será puesto hoy a disposición de la Justicia

Los restos de Wilma Flores Zurita, victimada al mediodía de ayer (4 de abril) por su expareja en las afueras de un supermercado de la zona sur de la capital cruceña, son velados en un inmueble ubicado en la zona de doble vía a La Guardia, en un ambiente que la mujer alquilaba para vivir con sus dos hijos.

Desde el lugar del velorio, que también funciona como oficina de una empresa de transporte interprovincial, Arminda Zurita, hermana de la víctima, en medio del llanto, clamó por justicia y reveló que  ayer, cerca de las 10 de la mañana, Wilma la llamó.

«Me dijo que el hombre (su expareja) la estaba siguiendo. Yo le dije que iría a acompañarla, después la llamé y ya no me contestó. Esta desgracia se pudo evitar, mi hermana tenía dos niños, uno de 7 años y una niña de dos, ahora ¿qué haremos?», dijo en medio del llanto.

Arminda asegura que el autor del crimen, Marcelino Martínez Arenas, de 38 años,  ultrajaba frecuentemente a su hermana y la seguía, pues no aceptaba la separación.  Comentó que, pese a que estaban separados, ambos vivían en el mismo lugar.

También comentó que su hermana ya había sentado dos denuncias contra Marcelino, pero los familiares no se explican por qué la justicia no actuó de manera oportuna.

El hecho de sangre ocurrió ayer. Marcelino Martínez asesinó a la joven utilizando un arma blanca. El sujeto ya está detenido, se abstuvo de declarar ante el fiscal y este lunes, por la tarde, será llevado ante un juez cautelar. 

| EL DEBER