26 de octubre de 2020

Anuncian entrega de dióxido de cloro en Chimoré contra la Covid-19, pese a desautorización

Leonardo Lorza, dirigente cocalero de chimoré
Leonardo Lorza, dirigente cocalero de chimoré

El dirigente cocalero de Chimoré, en el trópico de Cochabamba, Leonardo Loza, anunció que repartirán dióxido de cloro a la población como medida contra el coronavirus Covid-19, a pesar de que este compuesto no está autorizado para su uso e incluso el Ministerio de Salud advirtió de sus riesgos.

Vamos a distribuir con alguna orientación de algunos profesionales en este tema, por su puesto en el tema de salud, bajo orientación de ellos vamos a distribuir. Por su puesto, con la venia de las familias, de las personas”, manifestó Loza en entrevista con Radio Kawsachun Coca.

El dirigente manifestó que se pidió a la Universidad Indígena Quechua que elabore el producto y reiteró que se dará el químico bajo consentimiento de la persona.

Loza puso como ejemplo el caso del departamento de Oruro, donde se usa el dióxido de cloro, y también se refirió a la determinación de la Región Metropolitana de autorizar mediante ley departamental su consumo como tratamiento de Covid-19.

“¿Y por qué no podemos usarlo en el trópico de Cochabamba, como un hecho preventivo?”, cuestionó y añadió que también tiene plantas medicinales para los pobladores que lo necesiten. 

Esta mañana, el Ministerio de Salud anunció que iniciará procesos legales en contra de las personas que promuevan el uso del dióxido de cloro como tratamiento para la Covid-19, pues aún no hay base científica sobre la efectividad de este químico para curar la enfermedad.

El dióxido de cloro y el clorito de sodio son químicos usados para desinfectantes y otros usos industriales, sin evidencia científica que los respalde como remedio contra la Covid-19 ni otras enfermedades, a pesar de lo que se publicita en redes sociales, alerta el Ministerio de Salud de Bolivia.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos asegura que, por el contrario, pueden provocar insuficiencia respiratoria y hepática, cambios en la actividad eléctrica del corazón, vómitos y diarrea.

La Organización Mundial de la Salud y países como Estados Unidos, Canadá, España, Francia, Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Perú han lanzado antes alertas sobre los daños de estos productos.

Fuente: Los Tiempos