26 de octubre de 2020

Bloqueos violentos frenan el tránsito de insumos sanitarios

Ayer se registraron cortes de vías en cinco regiones: La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí y Santa Cruz. La medida, con la que piden elecciones para el 6 de septiembre, persiste en medio de actos violentos, a pesar de los pedidos del Gobierno

En plena pandemia y emergencia sanitaria por el coronavirus, la segunda jornada de bloqueos de sectores del Movimiento Al Socialismo (MAS), convocados por el Pacto de Unidad y dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB), se caracterizó por violencia y el “freno” al tránsito de insumos sanitarios. 

Ayer se registraron cortes de vías en cinco regiones: La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí y Santa Cruz. La medida, con la que piden elecciones para el 6 de septiembre,  persiste en medio de actos violentos, a pesar de los pedidos del Gobierno, salubristas, transportistas y empresarios que demandaron a los manifestantes que levanten la medida o, por lo menos, que dejen pasar las cargas de insumos médicos, oxígeno, alimentos y ambulancias.

Todos los grupos de bloqueadores hicieron a un lado las mínimas medidas de bioseguridad para impedir el contagio de coronavirus y emplearon una serie de mecanismos violentos para impedir el paso de transporte e incluso de personas. Para cumplir su propósito, usaron maquinaria pesada,  fuego y explosivos como la dinamita.

Según el ejecutivo de la COB  Juan Carlos Huarachi,  uno de los que lidera la protesta, hay más de 70 puntos de bloqueo en todo el país. El dirigente anunció que los cortes de vía se incrementarán en los departamentos de Tarija, Beni, Pando y Chuquisaca.

En ese escenario, todas las carreteras del eje central del país están bloqueadas y con largas filas de camiones detenidos. Muchos llevan medicamentos para luchar contra la Covid-19, otros transportan oxígeno para los pacientes de los hospitales y otros, alimentos para abastecer a las ciudades.

En el departamento de Santa Cruz se reportaron por lo menos seis puntos de bloqueo en San Julián, Cuatro Cañadas, Mairana, Los Negros, Bulo Bulo y Yapacaní. 

Cerca del Fuerte de Samaipata, en la carretera entre Santa Cruz y Cochabamba, un grupo de campesinos masistas bloqueadores provocaron un incendio en la zona. “Incendio de bloqueadores masistas en Samaipata ha salido de control y va directo a las ruinas del Fuerte, patrimonio cultural del departamento de Santa Cruz”, tuiteó la activista Alejandra Serrate.

Desde el MAS, el dirigente Rolando Cuéllar negó que el partido azul esté detrás de la quema.

En la localidad de Santa Rosa de la Roca se vivieron momentos de tensión la noche del lunes cuando la población se enfrentó con los bloqueadores en la ruta bioceánica a 80 kilómetros de San Ignacio de Velasco. Piden a la Policía y al Ejército que intervengan la medida.

El bloqueo de campesinos en Betanzos, Chuquisaca, impide la llegada a Sucre de un horno crematorio que compró la Compañía Eléctrica Sucre.

Un panorama similar se vive en varios puntos de Cochabamba, en especial en el Chapare, en la carretera que conecta a Santa Cruz. Uno de estos sectores es Locotal, donde varios camiones se encuentran detenidos y entre ellos varios carros cisterna  que transportan oxígeno.

En la región de Sayari en la carretera entre Cochabamba y Oruro, un grupo de campesinos con el uso de dinamita  hizo explotar un cerro para bloquear la ruta. Otro punto de bloqueo en esta vía se registra en Confital, donde están muchos camiones varados.

Otro acto de violencia se reportó a 35 kilómetros de la ciudad de El Alto en la localidad de Palcoco, donde los bloqueadores cavaron zanjas en el camino para impedir el acceso a una planta que produce oxígeno medicinal,  que se distribuye a los centros médicos de La Paz y El Alto.

Dinamitazos en Sayari 
En esa región, en la carretera entre los departamentos de  Cochabamba y  Oruro, un grupo de bloqueadores hicieron explotar dinamita en un cerro  y con los   restos que cayeron se bloqueó la ruta.
Foto:RCNoticias

“En Palcoco producimos oxígeno en estado líquido y después lo trasladamos a la planta de gasificación que se encuentra en Ventilla de la ciudad de El Alto, y en estos dos puntos hemos sido bloqueados totalmente, no podemos llegar con la cisterna”, explicó a Página Siete el gerente de 3H Industriales  Remberto Flores.

En el occidente del país, la Policía informó que hay por lo menos 10 puntos de bloqueo en las principales carreteras hacia Oruro, Copacabana y la frontera con Perú.

Entre esos puntos está Pan Duro en la doble vía La Paz-Oruro. En la ruta a Desaguadero hay un bloqueo en Guaqui, otro se registra en la ruta a Copacabana, también cerca de Achacachi, Huarina y Batallas.

Otros puntos de cortes de vía se reportan en el camino a Nor Yungas, a la altura de Yolosita y el puente Santa Bárbara, en tanto que la ruta a Sud Yungas está libre al tránsito de vehículos.

En El Alto, los bloqueadores atentaron contra los bienes públicos. En el sector del peaje que une la Ceja con la autopista destruyeron jardineras centrales, bloques que dividen la ruta y  cables de las cámaras de seguridad. También se dañaron varias pasarelas, informó  Dorian Ulloa, secretario municipal de Seguridad Ciudadana de El Alto.

 Zanjas cortaron paso de oxígeno   
A 35 kilómetros de la ciudad de El Alto, en la localidad de Palcoco, los bloqueadores cavaron zanjas en el camino para impedir el acceso a una planta de oxígeno medicinal.

Producto de estos hechos, la Policía intervino estas acciones violentas y los bloqueadores apedrearon a los efectivos, provocando heridos. El más afectado es un suboficial que corre el riesgo de perder el ojo derecho.

A raíz de esta situación, el Gobierno y los gobiernos regionales de La Paz y Santa Cruz pidieron a los bloqueadores del MAS que levanten sus medidas de presión o, por lo menos, permitir el paso de ambulancias y de carros que transportan medicamentos y oxígeno.

El ministro de Gobierno  Arturo Murillo  dijo que, si no se levantan los bloqueos, estos serán intervenidos. El director de Movimientos Sociales Rafael Quispe presentó una demanda penal contra Juan Carlos Huarachi y Leonardo Loza.

Yolanda Mamani Cayo    / La Paz 

| PÁGINA SIETE