31 de octubre de 2020

Cámara de Diputados aprueba créditos internacionales por $us700 millones

El presidente de Diputados, Sergio Choque, indicó que el primer proyecto de ley implica un financiamiento de 254 millones de dólares de parte del Banco Mundial, mientras que el segundo consiste en 450 millones por parte del BID.

La Cámara de Diputados aprobó este martes dos proyectos de ley, los cuales viabilizan la contratación de créditos externos de parte del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por un monto que se supera los 700 millones de dólares.

El presidente de Diputados, Sergio Choque, indicó que el primer proyecto de ley implica un financiamiento de 254 millones de dólares de parte del Banco Mundial, mientras que el segundo consiste en 450 millones por parte del BID.

Ambos proyectos tienen el objetivo de aportar a la lucha contra la pandemia. Choque indicó que las leyes pasaron al Senado, que debe tratar ambas normas a la brevedad posible.

Destacó que con la aprobación se demuestra que el parlamento no es un obstáculo para el fortalecimiento económico del país.

Señaló que este financiamiento servirá fundamentalmente para el Bono Contra el Hambre, de 1.000 bolivianos, que ya aprobó el Legislativo, pero también alcanzaría para el Bono Salud. Pidió que el dinero vaya a la cartera de la población.

La presidenta de la Comisión de Planificación, Otilia Choque, indicó que no hubo obstaculación y que los créditos se aprobaron gracias a que se subsanaron las observaciones.

Señaló que, según la explicación del Gobierno, el crédito del BM es para reponer lo invertido en los bonos Canasta Familiar, Bono Familia y Universal, mientras que el dinero del BID se destinará para la Renta Dignidad y cancelación de energía eléctrica. Indicó que el dinero remanente podría usarse para el Bono Contra el Hambre.

Por otro lado, queda pendiente un crédito de la CAF por 350 millones de dólares. La diputada Choque señaló que aún existen observaciones en ese proyecto, pero aclaró que su destino no es para bonos, sino para cubrir el gasto corriente. 

| OPINIÓN