6 de diciembre de 2021

De madrugada, Senado aprueba la ley de ascensos en las FFAA con cambios que no avisó a la oposición

tratamiento de la norma comenzó a las 2:00 de la madrugada de este martes, 2 de noviembre, y terminó a las 5:20. La norma fue remitida a Diputados, para revisión

Evo Morales junto a la cúpula militar. Foto archivo: Abi

Entre las 2:00 y las 5:20 de la madrugada de este martes 2 de noviembre, la mayoría oficialista en la Asamblea Legislativa Plurinacional aprobó la ley de ascensos en las Fuerzas Armadas (FFAA).

El proyecto fue tratado después de sancionar la Ley sobre el desarrollo económico y social. A esa hora, sin previo aviso, se procedió a leer el texto de la mencionada norma, con varios cambios.

La oposición fue sorprendida porque el texto del proyecto que se distribuyó a todos los asambleístas el lunes, fue cambiado en varios aspectos.

La ley de ascensos de las FFAA tiene 20 artículos, una disposición adicional y una disposición final. Tras su aprobación fue remitida a la Cámara de Diputados, para revisión. 

Las modificaciones que a última hora hizo el MAS a este proyecto tuvieron el objetivo de quitar la presencia del Ministro de Defensa en las comisiones de evaluación para los ascensos.

El nuevo proyecto ya no incluye al Ministro de Defensa en el Tribunal de Ascensos, tampoco le da atribución de sugerir promociones ni de realizarlas con el decreto ministerial. 

Sin embargo, la reglamentación estará a cargo del Gobierno, con lo que -según la oposición- se entrega las decisiones al Ejecutivo. Los senadores oficialistas explicaron que la determinación se tomó junto con los comandantes de las FFAA.

El artículo 12, numeral 7, indica: “La calificación por parte del Tribunal Superior de las Fuerzas Armadas a los postulantes de las tres fuerzas se hará de acuerdo al procedimiento establecido en el Reglamento de Tribunal Superior de Personal de las Fuerzas Armadas y los reglamentos de ascensos de cada fuerza”.

Esta norma, para los senadores de CC y Creemos, amplifica la injerencia política en los altos mandos militares

| EL DEBER