29 de octubre de 2020

Elecciones: sectores y ciudadanos creen que el ausentismo le ganará al voto obligatorio

Protestantes
Protestantes

La vida y la salud están por encima de todo. Eso es lo que pesará a la hora de ir a votar si es que las elecciones se mantienen convocadas para el 6 de septiembre. El ciudadano vaticina que el ausentismo no se podrá contener si es que se lleva adelante este proceso en medio de la crisis sanitaria por la afectación del coronavirus en el país, así lo señalan ciudadanos y sectores consultados por EL DEBER.

Está latente el temor de que en Bolivia se replique lo que sucedió en otros países como República Dominicana, donde hubo un récord de ausentismo del 45% en las pasadas elecciones presidenciales, según datos oficiales.

El artículo 26 de la Constitución Política del Estado señala que, en Bolivia el voto es obligatorio. Deben participar los ciudadanos a partir de los 18 años de edad, cumplidos hasta la fecha de la elección y cuyo empadronamiento concluye este viernes 17 de julio.

EL DEBER consultó con representantes de organizaciones ciudadanas a fin de conocer su percepción sobre la realización de las elecciones. Sósimo Paniagua, de la Central Obrera Departamental, dijo que el tema eleccionario ahora no los ocupa, porque están más preocupados en temas laborales, por los despidos que se están registrando en los sectores público y privado. 

Pero el representante de los trabajadores se anima a decir que el ausentismo marcará el proceso electoral. “En estos tiempos de pandemia, encima de que estamos bien fregados, el ausentismo se va a tomar en cuenta. Hay que modificar la ley electoral para que la votación sean voluntaria y no obligatoria”.

Paniagua remarcó que los ausentes serán “los que se han muerto en esta emergencia sanitaria y los que no quieren morir”. 

Federico Ortiz, dirigente de los choferes del transporte público cruceño, señala que la preocupación es la salud, porque el virus del Covid-19 no discrimina. 

 Ortiz considera que hay que apelar a la prudencia y no se puede ir a elecciones viendo las estadísticas de caídos y la situación de los hospitales colapsados. “Las elecciones pasan a segundo plano. Primero es la salud, la vida y la seguridad de nuestros hijos. Es un gran riesgo. Es un solo día, pero ese día puede ser fatal”.

El transportista se anima a predecir que habrá más del 50% de ausentismo. “En mi caso, mi esposa cuida a mi niño y no la dejaría que vaya a exponerse; peor a mi madre, y supongo que otros ciudadanos harán lo mismo con su familia. “Estas elecciones, si se llevan adelante, van a ser un gran fracaso”, apuntó.

José Antonio Pereira, presidente de la Junta Nacional de Padres de Familia de Colegios Privados ve que es muy peligroso el contagio y los que ahora están enfermos y los que van a caer no acudirán a votar, pese a que es obligatorio, “pero la salud es más importante que ir a sufragar. Por tanto no sé si el Tribunal Supremo Electoral (TSE) está considerando estos aspectos”.

Señala que la gente está pensando en su salud y su estómago, y que las elecciones pasan a un tercer plano.

Carlos Mamani, dirigente del transporte, cuestionó a los que dieron paso a la convocatoria porque pregunta quién será el responsable si suman los contagios. Dijo que la mayoría está pensando en su salud y cómo protegerse.  “Habrá ausentismo”, remarcó.

Julio Égüez, del Colegio Abogados, sostiene que  se deben suspender las elecciones. “Es inhumano llevar adelante un proceso electoral donde van a ganar los muertos, el ausentismo y el caos, porque después todos los electos no van a gozar de la legitimidad, el pueblo no los va a reconocer”. 

Señala que no hay consenso, porque unos cuantos políticos no pueden decidir la suerte y la vida de los bolivianos. “Nadie puede obligar al ciudadano a ir a arriesgar su vida”, subrayó.

Javier Challapa, del sector de productores textiles Santa Cruz, dijo que la elección es lo más sano para la democracia en cualquier país del mundo, pero él personalmente enfrentó el Covid-19 y permaneció 21 días delicado y tuvo que gastar mucho dinero para recuperarse, porque sabe que el sistema público está saturado.

Dijo que hay un sector de la población que siente temor, pero a su criterio, también cree que mucha gente acudirá a votar.

Actores políticos

Los candidatos presidenciales Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC) y Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS), son los únicos que insisten en que los comicios deben realizarse el 6 de septiembre. Sus seis rivales electorales están en contra de la fecha y piden que se fije cuando exista un control en el contagio del virus del Covid-19.

Mesa ha lanzado medidas para evitar contagios de Covid-19 durante el proceso electoral y manifiesta que “el derecho a la salud no es excluyente del derecho al ejercicio democrático”.

El postulante del MAS, Luis Arce Catacora, señaló que los comicios deben realizarse en la fecha aceptada y recordó que hubo un acuerdo político junto al Tribunal Supremo Electoral (TSE). “Ya estamos ocho meses sin democracia y sin presidente, nadie dice nada, ¿acaso no prometieron los comités cívicos? Los bolivianos queremos vivir con democracia y con un gobierno que sea elegido democráticamente, legal y en las urnas”, remarcó.

Los partidos y ciudadanos no apartan la sombra del fraude, dado que el TSE mantuvo a algunos  funcionarios que fueron observados en el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), señalando en el proceso del 20 de octubre de 2019 hubo “manipulación dolosa” e “irregularidades graves, lo que llevó a concluir el presunto fraude electoral.

Al respecto el presidente del TSE, Salvador Romero, insistió que “la renovación ha sido profunda” y que los actos de los que se quedaron “no tuvieron incidencia sobre la marcha general de una elección.

De igual manera las autoridades electorales esta semana recibirán las propuestas para definir la empresa que se encargará de la auditoría del proceso electoral.

Sondeo y voces ciudadanas

En este ambiente electoral que se mueve el país, se recogió opiniones a través de  las redes sociales de EL DEBER.

En cuenta de Twitter se lanzó la pregunta: ¿Está de acuerdo con la realización de las elecciones presidenciales del 6 de septiembre?. De 1.301 personas que participaron, el 58% respondió que No, el 37% dijo Sí y un 5% No sé. 

Luego a la pregunta: ¿Usted irá a votar para las elecciones del 6 de septiembre.De 6.306 el 51% dijo que Sí, el 37% respondió No y un 12%, No sé.

Muchas otras personas también dejaron sus respuestas en la cuenta de Facebook de EL DEBER sobre su predisposición o no de acudir a los centros de votación. Entre los más de 1.000 que se manifestaron,  hay quienes aseguran que quieren elegir de una vez al nuevo gobierno, pero una gran parte también explica las razones de su desacuerdo.

Marlene Sánchez Ávila dijo que no irá a votar porque tiene una hija pequeña que padece bronquitis. “Tengo dos familiares que ya tuvieron coronavirus y tardarán tres meses en recuperarse de las secuelas y no deben salir lo más mínimo de casa. La Constitución establece que las elecciones deben ser universales, es decir que todos los bolivianos en igualdad de condiciones podamos participar, si estamos en media pandemia hay muchos que no tendremos la condiciones de ir por la salud propia y de la familia”.

Ruth Romero considera que “no es tiempo para política, es tiempo de salvar la vida”.

Luis Fernando Requena describió sus razones justificando que no votará, y cree que se suspenderán las elecciones no solo por el índice elevado del contagio, sino porque es necesaria una “reestructuración de todo el personal del TSE”.

Hay también quienes piensan que obligatoriamente tienen que ir a votar. Rosalía Escobar dice: “Yo no iría porque ningún político se merece que arriesgue mi vida. Los políticos son lo peor, ninguno trabaja por bien del pueblo, todos se corrompen y solo se mueven por su ambición. Pero desgraciadamente tengo que ir a dar mi voto, tengo que ir por obligación”.

Juanita Isabel Pereira Burgos asegura que no quiere arriesgar su vida ni la de los suyos. “…En  otros países esperaron a que pase el contagio de la epidemia, ¿por qué nosotros no podemos esperar?”.

Otros grupos manifiestan que lo harán en defensa de la democracia y para que no vuelvan los anteriores gobernantes.

Calendario en marcha (elecciones 2020)

Del 21 al 23 de julio

Sustitución de candidaturas por renuncia ante el Tribunal Supremo Electoral. 

Campaña electoral

Difusión de propaganda electoral en actos públicos de campaña, del 24 de julio al 3 de septiembre. 

4 de agosto

Entrega oficial del padrón electoral por el Sereci a los tribunales electorales departamentales, para el voto nacional, y a la Dirección Nacional de Procesos Electorales, para el voto en el exterior.

7 de agosto

Sorteo público para la selección de jurados de las mesas de sufragio por los Tribunales Electorales Departamentales y por el Tribunal Supremo Electoral para las mesas de sufragio en el exterior. También se inicia la difusión de la propaganda electoral en medios de comunicación. Al día siguiente, empiezan las notificaciones.

Fuente: El Deber