19 de septiembre de 2021

Estados Unidos designó a Bolivia y Venezuela como país de tránsito y producción de drogas

El presidente Joe Biden indicó que la dictadura de Nicolás Maduro, al igual que el gobierno de Bolivia y otros países, no cumplieron “con sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales de lucha contra los estupefacientes”

El gobierno de Estados Unidos publicó este miércoles la lista de los principales países que funcionan como tránsito para el narcotráfico, así como los principales productores de drogas ilícitas. Entre ellos se destaca Venezuela, donde el régimen de Nicolás Maduro en los últimos años ha incrementado su colaboración con el crimen organizado.

“Designo a Bolivia Venezuela como países que no han realizado esfuerzos sustanciales durante los 12 meses anteriores para cumplir con sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales de lucha contra los estupefacientes”, señaló el presidente Joe Biden en un comunicado enviado al Departamento de Estado.

“También he determinado que los programas de Estados Unidos que apoyan a Bolivia y Venezuela son vitales para los intereses nacionales de Estados Unidos”, agregó.

En ese sentido, Biden instó al gobierno de Luis Arce, delfín político de Evo Morales, uno de los principales aliados del dictador Maduro, “a tomar medidas adicionales para salvaguardar los mercados lícitos de coca del país de la explotación criminal y reducir el cultivo ilícito de coca que continúa excediendo los límites legales bajo las leyes internas para uso medicinal y tradicional”.

Estados Unidos también se comprometió a colaborar con países del hemisferio occidental, como Colombia y México, “para hacer frente a los retos que compartimos en materia de tráfico y consumo de drogas”.Joe Biden aseguró que EEUU redoblará esfuerzos para luchar contra el narcotráfico a nivel mundial (REUTERS/Kevin Lamarque)Joe Biden aseguró que EEUU redoblará esfuerzos para luchar contra el narcotráfico a nivel mundial (REUTERS/Kevin Lamarque)

“Mi Administración tratará de ampliar la cooperación con socios clave, como México y Colombia, para dar forma a una respuesta colectiva e integral y ampliar los esfuerzos para abordar la producción y el tráfico de drogas sintéticas peligrosas que son responsables de muchas de nuestras muertes por sobredosis, en particular el fentanilo, los análogos del fentanilo y la metanfetamina”, subrayó Biden.

En el caso de México, remarcó la necesidad de intensificar los esfuerzos para “desmantelar las organizaciones criminales transnacionales y sus redes”, y aumentar los juicios contra los líderes de esos grupos.

El presidente demócrata adelantó que su Gobierno también tratará de ampliar la cooperación con China, India y otros países “para interrumpir el flujo mundial de drogas sintéticas y sus precursores químicos”.

La lista de países de tránsito y producción de droga la completan Afganistán, Bahamas, Belice, Myanmar, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá y Perú.

“La razón por la que se incluye a los países en la lista es la combinación de factores geográficos, comerciales y económicos que permiten el tránsito o la producción de drogas”, indica el texto firmado por Biden.

El mandatario sostuvo que Estados Unidos actualmente vive una “epidemia de drogadicción y sobredosis”, por lo que representa una de las principales prioridades en materia de salud pública en el país. “Para hacer frente a esta epidemia se requerirán tanto nuevas inversiones nacionales como una mayor cooperación con socios extranjeros para atacar a los proveedores de drogas ilícitas y a las organizaciones criminales que se benefician de ellas”.

Al respecto, recordó que a partir de la Ley de Rescate impulsada por su Gobierno, casi cuatro mil millones de dólares están comprometidos “para apoyar los programas de salud conductual y de trastornos por uso de sustancias”.

“La solicitud de presupuesto de mi Administración para el año fiscal 2022 detalla 10.700 millones de dólares para apoyar la investigación, la prevención, el tratamiento, la reducción de daños basada en la evidencia y los servicios de apoyo a la recuperación, con inversiones específicas para satisfacer las necesidades de las poblaciones con mayor riesgo de sobredosis y trastornos por consumo de sustancias”, concluyó Biden.

| INFOBAE