Evistas fustigan a renovadores en el MAS y se alistan para 2025

Evo Morales anunció que trabaja junto con los dirigentes de su partido en un estatuto que aplicará mayor disciplina a la militancia.

Cuando falta  poco más de dos semanas para el congreso que proyecta modificar los estatutos del Movimiento Al Socialismo (MAS), la corriente “evista” se estrella contra los promotores de la renovación, a quienes acusa de ser instrumento de la oposición y del imperialismo norteamericano. En paralelo, perfila una victoria en los comicios de 2025 junto con  Evo Morales.

Este domingo, durante un encuentro con jóvenes de este partido en Oruro, expositores como el exministro Juan Ramón Quintana, el exalcalde Héctor Arce y el senador Leonarzo Loza  demandaron a los militantes de ese partido la  unidad en torno al proyecto 2025 y respeto a la dirigencia histórica, fundamentalmente a Morales.

“Para mí, los que hoy en día nos hablan de renovación, de cambio, son títeres manejados, usados, utilizados, peones de la derecha, interna y externa de nuestro país”, afirmó, por ejemplo, Loza, para luego exigir a los masistas respeto a Morales.

“Desde el Senado o donde estemos vamos a defender nuestro proceso que ha emprendido, que ha encabezado nuestro presidente, y nunca lo vamos a abandonar. Siempre estaremos a su lado, en las buenas y en las malas, para nuevamente ganar en las siguientes elecciones nacionales en el país”, aseveró.

Arce fue más directo e identificó al diputado de su partido Rolando Cuéllar como uno de los promotores de esta corriente que plantea una renovación desechando a la dirigencia histórica.

“Esas cosas no pueden seguir pasando en nuestra organización política (…) ¿Cómo podemos desechar a la experiencia que ha permitido construir todo este proceso revolucionario que ha vivido el país? No podemos desechar”, afirmó.

Cuéllar es uno de los dirigentes masistas que más abiertamente defiende la necesidad de renovación interna, por considerar que hay una rosca en torno a Morales que no permite ocupar   otros espacios de poder. Incluso llegó a pedir el cambio de Morales, recordando que feneció su mandato de dos años.

Arce dijo que la actitud de este legislador le “indigna” y opinó que la única vez que Cuéllar hizo una huelga de hambre “fue cuando su esposa no cocinó o no había comida en su casa”.

Quintana también se estrelló contra estas corrientes internas en el MAS. “Hay todavía algunos compañeros que, sin entender el valor de las armas más nobles, todavía están en campaña para tratar de dividir al instrumento político más importante de la historia de nuestro país. ¿Se imaginan el papelón que hacen estos desubicados? ¿Se imaginan el papelón que están haciendo estos títeres de la derecha dentro de nuestras propias filas? No entienden un pepino lo que es la construcción histórica de este país bajo el liderazgo del presidente Evo”, afirmó.

Mientras, Morales anunció en un mensaje en Twitter que trabaja, junto con  los dirigentes del MAS,  en  la propuesta que llevará al congreso  del 3 de junio, “destinada a mejorar nuestro estatuto para que haya más disciplina en este movimiento político, que es el más grande de la historia”.

| PÁGINA SIETE DIGITAL