28 de octubre de 2021

FFAA plantean justicia militar para acusados de Senkata y Sacaba

El abogado Omar Durán dijo que, si este general no cumplía la orden del Decreto 4078 en este momento estaría preso en una prisión militar

Comandante de la Guarnición Militar de Cochabamba Alfredo Cuellar

Tras la aprehensión del general Alfredo Cuéllar para procesarlo por las muertes ocurridas en 2019, en Cochabamba se llevó a cabo una reunión en la institución castrense, donde se definió presentar una acción de libertad en favor del militar aprehendido, a fin de llevar el caso ante el Tribunal Supremo de Justicia Militar.

“Tiene que ser procesado por el Tribunal Supremo de Justicia Militar, eso es lo que corresponde”, dijo un alto oficial del Ejército que participó de esa reunión.

El martes por la tarde se confirmó que el general Alfredo Cuéllar fue aprehendido por orden de la comisión de fiscales que investiga el caso Sacaba en Cochabamba. El uniformado es acusado del delito de asesinato. Su audiencia de medidas cautelares fue fijada para este jueves, a las 10:00, en la misma localidad donde está el caso.

Explicó que el Tribunal Supremo de Justicia Militar es designado por el Presidente del Estado por un periodo de cinco años y que el actual cuerpo colegiado está en su segundo año de mandato, por tanto, ese Tribunal fue posesionado durante la gestión de Evo Morales, recordó el oficial.

El abogado Omar Durán, que es exoficial del Ejército, dijo que este caso ya tiene sumario dentro de las FFAA y eso significa que existe una investigación interna. Explicó además que la jurisdicción militar cumple pasos desde que se producen los hechos y que en este caso ya hubo informes.

Aseguró que este caso corresponde a la justicia militar porque los acusados son militares y están siendo juzgados por cumplir una orden. “Si este general no cumplía esa orden, en este momento estaría en una prisión militar; el militar sabe que debe cumplir lo que le mandan y será su descargo en un tribunal militar”, manifestó.

Al fiscal

Asimismo, dijo que la comisión de fiscales que ordenó la aprehensión de este jefe militar corre el riesgo de ser denunciado ante la justicia ordinaria porque no se puede detener a un oficial que está con uniforme, salvo que exista un delito flagrante que sea cometido en ese momento.

“El general (Cuéllar) cumplió una orden, existe un decreto y un plan de operaciones, eso se instruye y el militar desarrolla. Es una aberración lo que hicieron los fiscales, han faltado a la bandera y los escudos de la patria”.

Afirmó que, si el caso prosigue sin corregir su rumbo, tendrá consecuencias más adelante porque este antecedente ocasionará que ningún militar salga a defender a la sociedad, así haya una orden y se generará un caos. Hay un peligro que no están midiendo las autoridades judiciales, dijo.

| EL DEBER