6 de diciembre de 2021

«Grupo parapolicial» trabaja en el Ministerio de Gobierno

Se ve al director de Régimen Interior, Marco Antonio Cuentas, en medio de grupos de choque y los civiles infiltrados que operaron junto con la Policía.

Carlos Quisbert  / La Paz

Informes de uniformados, videos y testimonios de vecinos de Villa Fátima revelan que los “civiles infiltrados entre los policías” que operaron en el conflicto de Adepcoca -en septiembre-, además de ser parte de los grupos de choque contra protestas ciudadanas, son funcionarios del Ministerio de Gobierno donde se organizan.

Grupos de choque

“55% carajo, 55% carajo”, gritaba el 5 de agosto el director de Régimen Interior, Marco Antonio Cuentas Flores, en una concentración de los grupos radicales que defienden al gobierno del MAS, quienes salieron a enfrentarse a  ciudadanos que protestaban “contra el cierre del caso fraude electoral y por la democracia”, convocados por el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhdb), en el puente del nudo Villazón.

El 24 del mismo mes, frente a la Clínica Unimed, de la zona Sopocachi, Cuentas y otro grupo de funcionarios de Régimen Interior gritaban y aplaudían: “Asesina, asesina”;  era el coro dirigido a la expresidenta Jeanine Añez, quien esa fecha fue llevada a ese centro médico para una valoración psicológica. “Pasaba por acá y me enteré que la señora Jeanine Añez estaba internada. Indignado me vine a protestar, porque la señora se hace a la víctima”, protestó Cuentas ante los micrófonos de Red Uno y Radio Éxito.

También puede leer: Jueza libera a 13 jóvenes y denuncian intromisión judicial

En esta supuesta manifestación espontánea de ciudadanos, que rechazaban los presuntos “privilegios” de la expresidenta durante su encarcelamiento, también fue grabado el responsable de prevención de conflictos, Marco Antonio Balderrama,  y la abogada de Régimen Interior, Nadia Anave. Entre insultos y reclamos hacia la exmandataria, los tres se mantuvieron en el lugar hasta que la expresidenta fue retirada en una ambulancia.

Cuentas, el 5 de agosto grita  junto con  los grupos de masistas.

Por información de  militantes del “Instrumento Político”, Cuentas, junto con  funcionarios de otros ministerios, operó con malos resultados en las campañas electorales de César Dockweiler (para alcalde paceño) y de Franklin Flores (a la Gobernación de La Paz). “Ese tipo de organización aún se coordina en la Casa del Pueblo”, afirmaron miembros del MAS que rechazan la actuación de “gente improvisada y sus cabecillas”.

“Estas células” y “cuadros en formación”, según las mismas fuentes, operan bajo un plan de operaciones improvisado que trata de imitar la estructura policial con el asesoramiento de exjefes policiales. Presumen que fue así que decidieron aplicar su versión de “militante revolucionario” e intervenir “como agentes de caos” durante el conflicto entre el Gobierno y la Asociación Departamental de Productores de Coca de los Yungas (Adpecoca), en septiembre.

Infiltrados

“Había dos (infiltrados) por aquí (señala las esquinas de la calle Huancané), uno que lanzaba dinamita ahí abajo (desde un mirador con barandas amarillas a otra calle),  era un señor gordo que estaba en las rejas, hay un video, y al lado estaba un policía que no le dijo nada. Entonces salimos todos los vecinos a botarlos y nos lanzaron dinamitas, incluso una señora se cayó aquí, ella apareció en las noticias (…) todo era una guerra”, relató Milenka a Página Siete.

Ella, es vecina de la calle Huancané, de la zona Villa Fátima a unas cuadras del mercado de Adepcoca, quien al igual que otros siete testigos pidieron reserva de su identidad. El hecho se produjo el 23 de septiembre.

En esa fecha, el mercado cocalero estaba bajo control de la facción del dirigente afín al MAS, Arnold Alanes. De acuerdo con el relato de Milenka y sus vecinos, los cinco civiles que les arrojaron dinamitas fueron grabados por medios de comunicación y por ellos mismos. Las imágenes aparecen en las redes sociales.

También puede leer: Policía dice que no puede arrestar a cuatro avasalladores en Guarayos por los paros

Ese día, las detonaciones afectaron a cinco viviendas, una perdió todos los vidrios. Los productos y una reja metálica de una tienda de barrio también quedaron destruidos, además dejaron orificios en el cemento de la acera y el asfalto de la calle.

“Había jóvenes que  encararon a los policías por estos infiltrados, pero (los uniformados) no les decían nada de lo que lanzaban dinamita”, contó Milenka.

Los vecinos y los informes de efectivos que estuvieron en ese lugar, en esa fecha, también confirmaron la misma versión a Página Siete.  Uno de los “infiltrados” fue identificado como el director de Régimen Interior. Un jefe policial afirmó que de confirmase en las imágenes de los medios de comunicación, la presencia de Cuentas en Adepcoca, se podría verificar desde la noche del 20 de septiembre.

Cuentas se presentó esa fecha, como parte del grupo de avanzada del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, quien después llegó a esas instalaciones y en una conferencia de prensa dio su respaldo a Alanes, autoproclamado presidente de Adepcoca.

Marco Cuentas  y otros funcionarios el 5 de agosto en Unimed.
 Foto: Captura de video

Según la información publicada en sus redes sociales, Cuentas y su grupo de funcionarios son parte de Columna Sur, al que también pertenecen la expresidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y el ministro Del Castillo.

Durante la transmisión “en vivo” que hizo ATB Digital, el 24 de septiembre, Cuentas aparece en diferentes instantes del video (minutos 11:40 – 14:05 y 16:08 por ejemplo) junto  con  otros civiles en medio de los policías que resguardaban esas calles. Los infiltrados civiles se movían sin problemas junto con  los oficiales que comandaban la represión contra cocaleros que rechazaban a Alanes, en la calle Arapata, paralela a la calle Huancané.

Mochilas y explosivos

“Vamos, vamos, avance sin miedo”, gritaba un oficial  en el video;  en ese momento aparecen también los otros civiles encapuchados reconocidos por los vecinos. Éstos tenían petardos de gran tamaño y fueron grabados en diferentes puntos manipulando las mochilas donde se presume cargaban la dinamita.

Los vecinos describieron con detalles, apoyados por los videos, que el grupo liderado por Cuentas acompañó el recorrido de los policías hasta llegar a la calle Huancané; allí, luego de ser vistos arrojando dinamitas a los cocaleros y causar la rotura de vidrios por las ondas expansivas, varios vecinos intentaron echarlos.

También puede leer: IDIF confirma que Basilio Titi murió por asfixia con un bolo de coca

Los vecinos pidieron una y otra vez el auxilio de los policías que estaban en la avenida Las Américas, e identificaron a los encapuchados que portaban los explosivos, pero no les hicieron caso.

Vidas en riesgo

Otros dos vecinos relataron con detalles que el civil identificado como Cuentas se paró en una de las esquinas de la calle Huancané y en la parte baja   se quedaron tres de sus acompañantes. Uno de ellos, “un gordo vestido de negro”, fue quien arrojó una dinamita hacia una mujer que por el susto cayó al piso, con un cartucho cuya mecha se consumía a escasos centímetros a punto de detonar.

Fue la reacción desesperada de otra vecina que “jaló de los cabellos” a la persona caída y la arrastró unos metros, lo que impidió una desgracia y “la salvó de perder las piernas” por la explosión que dejó un notorio orificio en el asfalto.

Marco Antonio Cuentas, en medio de los policías y los civiles infiltrados que lanzaron dinamitas.
  Foto: Captura de video

Los propietarios denunciaron que las dinamitas lanzadas por estos delincuentes afectaron dos tiendas, ladrillos que estaban a la venta y vidrios de al menos cinco domicilios.

El 1 de octubre, este medio publicó el reportaje: “Infiltrados” y “lanza dinamitas” ponen a la Policía en entredicho. En ella, con el apoyo de videos, los vecinos denunciaron a los “encapuchados” que causaban zozobra en Villa Fátima, Villa El Carme y las áreas aledañas por donde se producían los enfrentamientos entre Policías y cocaleros de Adepcoca.

Autoridades

El ministro Del Castillo y el viceministro Nelson Cox  acusaron y mantuvieron la versión de que los cocaleros de los Yungas eran violentos y atacaban con dinamitas a los uniformados. Mostrando las imágenes tomadas por ellos mismos, los vecinos deploraron esa postura.

Consultado sobre si identificó a estos infiltrados, ayer, el comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, confirmó que no se tiene una investigación en curso.

“Cuando se trata de un delito, primero hay que encontrar una acción que tiene que estar enmarcada en una tipicidad (…)  Son cuestiones vinculadas a hechos que no forman parte de una estructura penal;  por lo tanto, no merecen la atención de la Policía;  sin embargo, se toman los recaudos necesarios para que en el futuro no se vuelva a dar”, respondió el general Aguilera.

También puede leer: Daynor, el cocalero que enfrenta dos causas por el conflicto de Adepcoca

En octubre la respuesta del comandante también fue contundente: “No existen. No. Es imposible. Puedo garantizar fehacientemente que es imposible que haya ni medio infiltrado, eso no va. Tenemos una doctrina, nosotros trabajamos para el restablecimiento del orden, no para causar desorden”.

El 29 de septiembre, el viceministro Cox calificó el uso de dinamitas como una acción vandálica, por lo que solicitó una investigación de la Fiscalía. Aseguró que los miembros de Inteligencia ya habían identificado a quienes incurrían en estos hechos y anunció que se los presentaría ante la población.

Cuatro  de los infiltrados en el conflicto de Adepcoca.

Cox afirmó, en relación con  los miembros de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), que éstos no merecían la presunción de inocencia, ante las supuestas  evidencias que existen en su contra. En este caso, hasta la fecha se desconocen los avances de las investigaciones sobre los infiltrados en los conflictos de Adepcoca.

Contraparte

Por medio de la Unidad de Comunicación del Ministerio de Gobierno, Página Siete solicitó entrevistas con el director Marco Cuentas, pero no hubo respuesta. Este medio buscó en el viceministerio a los tres  funcionarios desde el jueves 4 de noviembre y se llamó varias veces al número de celular del director.

Cuentas atendió dos veces, en una primera vez se disculpó y pidió que se lo llamara en otro momento pues estaba en reunión. En la segunda oportunidad, dijo que no estaba autorizado para dar declaraciones y pediría permiso, no volvió a atender el celular.

Los denunciantes cuestionaron y pidieron  se investigue la forma de actuar de estos grupos y la responsabilidad de los oficiales  a cargo de los operativos en los conflictos de Adepcoca, además de establecer responsabilidades de quienes son los superiores de los funcionarios involucrados. “¿Quién les proporciona la información de inteligencia?”, cuestionaron.

  • Cámara de vigilancia
  • Vecinos  Más de una decena de vecinos de  Villa Fátima, Villa El Carmen y las zonas aledañas afirmaron que guardan las fotos y videos de la participación de civiles durante los conflictos de Adepcoca.
  • Bol 110 Al contrario de lo que anunció el viceministro Nelson Cox,  en la Felcc no se abrió investigación sobre los encapuchados y no se solicitaron las imágenes de las cámaras de vigilancia monitoreadas por Bol 110, cuyos archivos se perderán en los siguientes días.

Los vecinos salimos a  botarlos y nos lanzaron dinamitas, incluso una señora se cayó aquí,  (…) todo era una guerra

Vecina de Villa Fátima

Son hechos que no forman parte de una estructura penal, por lo tanto, no merecen la atención de la Policía

Gral. Jhonny Aguilera

| PÁGINA SIETE DIGITAL