17 de octubre de 2021

Jefe de Misión de la OEA en 2019: «No me cabe la menor duda de que hubo un fraude electoral y no un golpe de Estado»

Manuel González asegura que ningún informe ha podido desvirtuar las evidencias mostradas por la misión de observación electoral de la OEA

La detención preventiva de la expresidente Jeanine Áñez junto a varios colaboradores durante su gobierno transitorio ha vuelto a replantear la figura de un supuesto fraude electoral y posterior renuncia de Evo Morales en el escenario internacional. Por un lado, el oficialismo trata de reescribir los sucesos de octubre y noviembre de 2019 concentrando la atención en los acontecimientos del 10 de noviembre. Por otro, la oposición, insiste en esclarecer el fraude electoral que aconteció 21 días antes.

Una nueva voz se suma al debate. El jefe de misión de observación electoral de la OEA que participó en el proceso de sufragio de 2019, Manuel González, estuvo en el programa Conclusiones, de CNN en Español, conducido por Fernando del Rincón.

«No me cabe la menor duda de que ocurrió un fraude electoral para beneficiar a Morales en 2019», arrancó el diplomático costarricense. Además, añadió que la teoría de golpe de Estado surgió después de que el informe técnico emitido por la OEA certificase el fraude ocurrido «como una cortina de humo» para tapar lo evidente.

También se refiere a la detención de la expresidenta Áñez y considera que «es un capítulo más de los capítulos tristes que hemos sido testigos en Bolivia y otros lugares de América Latina». El exministro de exteriores de Costa Rica asegura que gobiernos como el boliviano utilizan «la institucionalidad democrática y judicial para hacer daño deliberado, arbitrario y sin fundamento a personas que específicamente se quiere perseguir políticamente».

González explicó que la labor de una misión electoral supone mucho más que la vigilancia en día de la urnas. El equipo de expertos realiza un trabajo que implica la observación en torno a «la relación con la prensa, relación con minorías, financiación de la campaña, la entrega de los materiales, la custodia de los mismos»; es un proceso que, quizá, se malentienda, destacó el experto.

Las personas que participan en una misión de este tipo cuentan con mucha experiencia «por haber estado en muchos eventos antes», aclara el responsable de la misión que participó en el proceso electoral boliviano.

La misión de la OEA acudió a Bolivia por invitación escrita de la cancillería. Incluso, revela que existe una carta en la cual se solicita la auditoría del proceso electoral que «expresa claramente que aceptaría el resultado de la auditoría con carácter vinculante». González participó tanto de las elecciones de 2019 como de las realizadas en 2020.

«Lo que se demostró fue muy serio», sentencia González. Además, los informes posteriores que han tratado de desvirtuar el informe de la OEA «no han tenido la fuerza ni siquiera la rigurosidad intelectual de hablar de las terminales paralelas o la adulteración de las actas». Apunta que son muchos elementos más los que reveló el equipo de la OEA.

El trabajo de la misión, compuesta por 36 personas de 17 países, «se hizo con mucha rigurosidad» explica el jefe de misión. Además, valora que el resultado se constituye en «un informe técnico, no político» por lo cual reitera su valoración de que en Bolivia «hubo un fraude electoral y no un golpe de Estado».

El programa completo correspondiente al día miércoles lo encuentra en el siguiente video. Manuel González participa a partir del minuto 30 del video.

| EL DEBER