30 de octubre de 2020

Morales admite que la carencia de combustible es un “atentado” contra la “sobrevivencia del pueblo”

“Después de una semana de bancos cerrados en el Trópico de #Cochabamba, la región sufre, ahora, la carencia de combustible en las estaciones de servicio, un atentado deliberado contra la sobrevivencia del pueblo”, escribió el ex mandatario en su cuenta de Twitter.

El expresidente Evo Morales admitió el miércoles que privar de la provisión de combustible a una determinada población, en este caso al trópico de Cochabamba, se constituye en un “atentado deliberado” en contra de la sobrevivencia de una población

“Después de una semana de bancos cerrados en el Trópico de #Cochabamba, la región sufre, ahora, la carencia de combustible en las estaciones de servicio, un atentado deliberado contra la sobrevivencia del pueblo”, escribió el ex mandatario en su cuenta de Twitter.

Al hacerlo, admitió que los bloqueos que realizaron los grupos de presión afines a su partido también generaron un “atentado” hace unas semanas y en noviembre pasado al impedir que combustible saliera de la planta de Senkata, en el Alto de La Paz. El año pasado, desde México, donde se hallaba, Morales hizo permanentes llamados a que sus simpatizantes realzaran protestas y atacaran a manifestantes contrarios.

El bloqueo de noviembre ocasionó que la falta de combustible detuviera casi por completo el transporte público y privado en La Paz, El Alto, Viacha y otras ciudades, incluido el de ambulancias y camiones recogedores de basura. También la falta de GLP hizo que miles de familias no pudieran cocinar sus alimentos.

El de este mes también provocó escasez de gasolina y GLP y obligó a los camiones de YPFB a hacer grandes rodeos para eludir los puntos de bloqueo.

Morales se refirió al “atentado deliberado” de privar de combustible al trópico de Cochabamba, pero no al caso de Senkata, a pesar de que éste último generó una crisis para un área metropolitana que tiene 10 veces más población que el Chapare.

El bloqueo de caminos protagonizado por sectores afines al MAS fue criticado por el Gobierno, médicos y transportistas, entre otros sectores de la sociedad. Indicaron que, sin referirse al caso específico de la falta de combustible, con esta movilización se cometieron delitos de lesa humanidad, por la muerte de más de 40 pacientes que padecían coronavirus por la falta de oxígeno medicinal.

| BRÚJULA DIGITAL