30 de noviembre de 2020

Opositores al MAS denuncian “manipulación de la justicia” por fallo a favor de Quintana

A través de las redes sociales contrarios al MAS observaron el levantamiento de la orden de aprehensión contra la exautoridad

Los exministros Juan Ramón Quintana y Carlos Romero. / Archivo pagina siete

Representantes de la oposición y autoridades del Gobierno de transición rechazaron el fallo a favor del exministro de Evo Morales, Juan Ramón Quintana. El hombre, cercano al entorno de expresidente permanece desde hace un año en la embajada de México, en La Paz, en calidad de refugiado. Sobre él pesaba una orden de aprehensión por los delitos de sedición, terrorismo, financiamiento al terrorismo e instigación pública a delinquir.

Este proceso fue iniciado por el Ministerio Publico, ante una denuncia realizada por el Ministerio de Gobierno, del régimen de transición.  Pero la noche del sábado una juez de La Paz, decidió dejar sin efecto la orden de aprehensión que pesaba sobre el exministro de la Presidencia.

Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional (UN) y excandidato a la vicepresidencia por la Alianza Juntos, a través de su cuenta de Twitter señaló que “Arce aún no asume el cargo de presidente y ya se puede apreciar la descarada manipulación de la justicia que realiza el MAS. Al parecer todo vuelve a ser como antes, la justicia será para proteger a los suyos y castigar a los opositores”.

Otro que cuestionó el dictamen judicial, fue el expresidente Jorge ‘Tuto’ Quiroga, mediante su cuenta en Twitter, denunció que sin ser autoridades electas el expresidente Evo Morales y sus excolaboradores sobrepasan al binomio ganador, Luis Arce Catacora y David Choquehuanca, imponiendo la anulación de los dos tercios; en el reglamento de la Asamblea Legislativa y protegiendo a exautoridades con procesos penales.

“Evo y sus acólitos mandan y se imponen a @LuchoXBolivia (Luis Arce Catacora) y @LaramaDavid (David Choquehuanca). Eliminan 2/3 del Congreso, imponen directiva parlamentaria, liberan sus secuaces y se aprestan a controlar gabinete. Voto fue «útil» para el depravado, para «Capitán América», la impunidad y la corrupción”, lanzó desde su red social.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santa María, también se sumó a las olas de críticas desde su perfil de Facebook, la autoridad aseguró que la justicia boliviana es la peor del mundo, luego de que se dejara sin efecto la orden de captura que pesaba contra el exministro.

“Bolivia tiene la peor justicia del mundo. Nos dan vergüenza, da pena que no solo no respeten la ley, sino que no tengan dignidad y por cuidar sus pegas sin que haya asumido el nuevo gobierno muestren esa sumisión asquerosa”, señaló.

Luego la autoridad se preguntó se “Se hará justicia, ¡contra estos delincuentes!!”

Antes de los hechos que llevaron a la renuncia del expresidente Morales, Quintana era una figura política que siempre estuvo envuelto en la polémica. Unos los acusan de ser el cerebro de todos los procesos que inició el régimen de Morales contra sus opositores.

A él, se le atribuye la masacre de  Porvenir, ocurrida en 2008; un conflicto que generó la muerte 13 campesinos y dos funcionarios de la entonces prefectura de Pando. El entonces Gobierno culpó de los hechos al ex prefecto, Leopoldo Fernández, que estuvo más de una década detenido.

Al exmilitar, que incluso fue alto funcionario en el Gobierno de Hugo Banzer Suárez, se le acusa de haber orquestado el Caso Terrorismo, en 2009, por el cual se juzgó a más de una treintena de personas ligadas a la oposición en Santa Cruz. Luego de 10 años el caso fue anulado y los acusados liberados, por falta de pruebas.

La exautoridad también es resistida por una parte del MAS. En la víspera Sergio Choque, presidente de la Cámara de Diputados, comparó con una rata a Quintana, por haber renunciado y refugiarse en la embajada de México, luego de las revueltas que terminaron con la renuncia de Evo Morales.

«Aquellos que se han ocultado como ratones no pueden ser parte del gabinete«, dijo al referir que no dieron la cara tras la crisis de octubre y noviembre.

| EL DEBER