24 de octubre de 2020

Políticos, cívicos y colectivos ciudadanos rechazan amenazas del MAS de convulsionar el país

El presidente de Comcipo leyó la resolución junto a cívicos de otros departamentos Foto- ERBOL
El presidente de Comcipo leyó la resolución junto a cívicos de otros departamentos Foto- ERBOL

Activistas de plataformas ciudadanas, dirigentes cívicos y políticos rechazaron, esté sábado, las amenazas de sectores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) de convulsionar el país y anticiparon medidas legales contra esas acciones.

Sectores afines al partido del expresidente Evo Morales anunciaron que, a través de movilizaciones de protesta, presionarán el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que mantenga el 6 de septiembre como la fecha de los comicios nacionales.

El vocero de la alianza Juntos, José Luis Bedregal, manifestó que el objetivo de esas amenazas es generar caos en el país y exponer a la población a un contagio masivo por coronavirus. Pidió a las autoridades de Gobierno que asuman las acciones legales.

«Esa movilización de los grupos de choque es para generar violencia sin tomar en cuenta la crisis que está atravesando en país. Recordemos lo que hicieron el año pasado, no solo golpearon a la gente, sino que quemaron bienes públicos y privados», puntualizó Bedregal.

El dirigente de la plataforma ciudadana Otra Izquierda es Posible Beto Astorga anunció que los colectivos ciudadanos y la denominada Resistencia Pitita no permitirán que la violencia retorne al país y, según remarcó, si es necesario también ellos se movilizarán.

De hecho, el ejecutivo de la federación de productores de coca de Chimoré, Leonardo Loza, advirtió de un posible «derramamiento de sangre» y aseguró que el TSE será responsable de esas acciones por diferir las elecciones generales para el 18 de octubre. 

«Son chantajes del MAS»

El candidato a la presidencia por la alianza Libre 21, Jorge Quiroga, afirmó que Evo Morales y el MAS quieren elecciones en medio de la pandemia para no tener observación internacional y repetir los fraudes de los últimos diez años rellenando las actas de votación.

«Basta de chantajes, Evo Morales y los cocaleros quieren volver a robarse el poder, bajando la participación de la gente, arriesgando la vida y la salud del pueblo. Bolivia no los va a aceptar más porque ustedes no son dueños del país», cuestionó el candidato.

El presidente del Comité Cívico de Cochabamba, Juan Flores, pidió a las autoridades de Gobierno asumir las acciones que correspondan para garantizar la seguridad de la población. Asimismo, indicó que evaluarán la situación y emitirán un pronunciamiento.

Movilizaciones y amenazas

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi anunció que la próxima semana se movilizarán desde El Alto para rechazar la postergación de las elecciones. «Rechazamos la suspensión de las elecciones», dijo el dirigente.

El Pacto de Unidad, conformada por los dirigentes de los sindicatos controlados por el MAS, la pasada semana incluso dieron un plazo de 72 horas para que el TSE retroceda.

Sin embargo, no todos los dirigentes de Morales están con esa posición radical. El ejecutivo del MAS en Tarija, Carlos Acosta, manifestó que están de acuerdo con la postergación de los comicios porque se debe proteger la salud de los bolivianos.

En ese mismo contexto, los legisladores de la fracción conciliadora del MAS consideraron que no es tiempo de hablar de elecciones, sino de velar por la salud de la ciudadanía y evitar más contagios de COVID-19.

Fuente: ABI