30 de noviembre de 2020

Romero: El Gobierno es del binomio, pero la dirección política es de Evo

El exministro aseguró que la victoria de Arce es «legítima», pero que la «dirección estratégica del proceso de cambio» le pertenece a Morales.

El exministro de Gobierno, Carlos Romero, fue parte de los militantes del MAS que el miércoles le dieron la bienvenida al expresidente en Chimoré, donde aseguró que la victoria del 18 de octubre es del binomio, «pero la dirección política y estratégica del proceso es de Evo Morales».

«El binomio que está ejerciendo el Gobierno es un binomio legítimo que ha ganado por propio mérito, la Presidencia y la Vicepresidencia del Estado. Pero la dirección política y estratégica del proceso es de Evo Morales», sostuvo la exautoridad.

Pasado el mediodía del miércoles, Morales aterrizó en Chimoré a bordo de un helicóptero, después de tres días de viaje desde Villazón. El presidente Luis Arce no estuvo presente acto de recibimiento del líder del MAS.

Romero calificó el acto de bienvenida como «un evento histórico» y que el liderazgo de Morales es indiscutible, ya que «pese a la arremetida salvaje de un grupo de personarios que ha asaltado el gobierno bajo el auspicio norteamericano, el pueblo boliviano ha tenido la fortaleza para restituir a Evo Morales en la conducción del proceso de cambio».

Sobre los procesos que pesan en su contra, Romero afirmó que no se pudo demostrar nada y que ahora evaluará con sus abogados los daños que le causaron.

«Los procesos ya se han extinguido, por lo que se ha cumplido el tiempo y no se ha podido demostrar absolutamente nada, de tal manera que vamos a evaluar con los abogados las situaciones legales por todos los perjuicios que nos han provocado», apuntó.

La exautoridad contó que le «inventaron» un romance y que había beneficiado a su supuesta amante con contratos millonarios, una acusación que no fue demostrada, aseguró.

«A mí me han inventado una supuesta amante que había sido favorecida con millonarios contratos por el Estado. Resulta que esa persona no tuvo ni un contacto telefónico, ni un WhatsApp, ni una fotografía en 15 años conmigo y tampoco le encontraron un solo contrato con el Estado», sostuvo.

Romero insistió que el gobierno de tranisición ejerció «persecución política, policial y judicial» contra él e insistió en que lo visitaron en el penal de San Pedro para que lo involucre a Morales en un caso de narcotráfico a cambio de recibir ayuda jurídica.

«He desistido tenazmente, le he comunicado a él (Evo) telefónicamente y por eso me siento orgulloso», manifestó.

| PÁGINA SIETE DIGITAL