29 de octubre de 2020

Senador del MAS abre la posibilidad de cambiar fecha de elecciones y dice que la decisión es del TSE

Elecciones del año pasado
Elecciones del año pasado

El Movimiento Al Socialismo (MAS) en la Asamblea Legislativa se abre a la posibilidad de permitir con sus dos tercios un cambio de fecha en las elecciones del 6 de septiembre por la pandemia del coronavirus. Con esa declaración y la que hizo ayer el candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, cuando dijo que no se «emperra» con la fecha, ahora la propuesta debe surgir del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

A esta altura y por el incremento de casos en todo el país, ni siquiera el MAS se cierra totalmente a un posible cambio de fecha. Este medio intentó comunicarse con la vocera Marianela Paco y con el excanxciller Diego Pary, pero no contestaron o desviaron las llamadas a casilla de mensajes. Desde Buenos Aires, Evo Morales ve “afanes prorroguistas” del gobierno de Jeanine Áñez en cualquier cambio de fecha.

Pero quien sí respondió el requerimiento de EL DEBER y mostró una posición menos radical fue el senador Ciro Zabala, presidente de la comisión de Constitución y quien dirige también la comisión mixta que actualmente investiga el caso respiradores. 

En principio, el asambleísta respondió que no es el MAS ni otro partido político los que determinan la fecha de las elecciones, sino el Tribunal Supremo Electoral (TSE), tras un proceso de evaluación y de consultas con todos los actores.

Esta semana falleció un vocal suplente del Órgano Electoral, y aunque no se pudo confirmar, se supo que la causa del deceso pudo ser el Covid-19. Si el TSE plantea otra fecha, en ese momento la Asamblea Legislativa, donde el MAS tiene dos tercios, deberá tomar la decisión.

Ciro Zabala, ante esa posibilidad, comentó que el MAS expresó desde el mismo día que se movió la fecha y se promulgó la norma “que ninguna ley está escrita en piedra. Peor todavía cuando hablamos de una que debe tener una relación directa con el problema de la pandemia. Si la situación sanitaria se complica, repito, no hay ninguna ley que esté escrita en piedra”.

Este medio insistió y le volvió a preguntar si es posible que el MAS apoye una modificación de la fecha: “Por supuesto que sí, pero como expresé, deberá ser producto del análisis en todo sentido. No es un capricho nuestro mantener la fecha. El juego de la política es más bien el juego de los no caprichos. Es decir, se hace lo que se debe hacer a partir de la respuesta que da el análisis de todo el escenario”.

La COB, sector afín al MAS, advirtió que “sí o sí” las elecciones deben realizarse el 6 de septiembre, y amenazó con convulsionar el país si eso no sucede. 

Zabala manifestó que el 6 de septiembre está a 49 días. “En ese tiempo cualquier cosa puede pasar, la situación puede mejorar o empeorar. Supongo que se estipulará el momento para realizar un análisis de situación”.

Destacó que el máximo ente sindical de Bolivia está en su derecho de expresar su opinión, “pueden decirlo, pero yo le pregunto: ¿Cuántas veces ha dicho usted que se iba a casar y al final no lo hizo?, va por ese lado, dependerá de muchas circunstancias especiales”.

Quien también mostró un cambio de posición fue el candidato presidencial por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa. El viernes dijo: “No nos vamos a emperrar, emperrarse en un tema como este sería una irresponsabilidad y sería una miopía, vamos a cumplir la ley. Hoy la ley te dice 6 de septiembre”, manifestó Mesa en una entrevista en el programa La Frater, que es conducido por Pablo Fernández.

Luego advirtió que si el Tribunal Supremo Electoral, el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo “piensan que hay otra fecha mejor y más sensata, nosotros la vamos a cumplir. (…) Estoy completamente de acuerdo en que la salud es nuestra primera prioridad”. 

Creemos, a través de su candidato presidencial Luis Fernando Camacho, clama porque las elecciones se posterguen e incluso envió una carta a Luis Almagro, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), para que se pronuncie sobre el “desacierto” del TSE.

En la misiva aseguró que la fecha debe retrasarse no solo para prevenir mayores contagios de coronavirus, sino para garantizar unas elecciones justas y libres de fraude. “La lucha por restaurar la institucionalidad democrática y por tener elecciones sin fraude está inconclusa, en peligro y secuestrada por estructuras que aún maneja el MAS y Evo Morales desde Buenos Aires”, advirtió el exlíder cívico.

Evo Morales, a través de Twitter, respondió que “pedir que la OEA se pronuncie para que se suspendan las elecciones en Bolivia es un nuevo golpe contra la democracia, es una forma de intervención contra la soberanía del Estado y la dignidad del pueblo; y lo piden los responsables de los trágicos sucesos de 2019.

El candidato por la alianza Libre 21, Jorge Tuto Quiroga, manifestó esta semana que “las proyecciones fallaron, las curvas (de contagios con Covid-19) se disparan, por lo que debemos postergar las elecciones”. 

Como segundo elemento, puso la responsabilidad que el Estado tiene con la vida. “¿No ven las cifras? ¿No les preocupa la vida de tus padres, de los míos, de los abuelos? ¿Cómo pueden exigir que nuestros hijos sirvan como jurados y se contagien y después infecten a sus familiares? Qué falta de humanidad y de sensibilidad”, dijo en alusión a una propuesta de Carlos Mesa, que propuso que los jurados sean los más jóvenes.

Y en tercer lugar, propuso una reunión entre la directiva de la Asamblea, el TSE, la Iglesia y la comunidad internacional para fijar una nueva fecha para los comicios generales.

El postulante a la vicepresidencia por la alianza oficialista Juntos, Samuel Doria Medina, escribió en su cuenta de Twitter: “La pandemia nos golpea como nunca antes. Los contagios de amigos y parientes, de políticos y periodistas son cada vez más frecuentes. No podemos hacer campaña ni debatir en estas condiciones. Por la democracia, consideremos que las elecciones se realicen en una fecha posible”.

Fuente: El Deber