26 de octubre de 2020

Moderna de EEUU producirá mil millones de dosis de su vacuna

Vacuna
Vacuna

EFE y AFP/ Nueva York

Moderna de Estados Unidos (EEUU) espera producir entre 500 y 1.000 millones de dosis de su vacuna ARNm-1273 contra la Covid-19, mientras que Rusia completó las primeras pruebas en humanos de su proyecto de inmunización antivirus.

 Según la compañía norteamericana su vacuna, ha demostrado resultados positivos en la primera fase de pruebas clínicas.

En una llamada con analistas, Moderna aseguró  que una vez superen las tres fases de pruebas clínicas y obtengan la aprobación regulatoria podrán producir dosis desde sus laboratorios asociados en EEUU y España para abastecer los principales mercados globales.

El consejero delegado de Moderna, Stephane Bancel, aseguró que la prioridad será disponer de “capacidad primero en EEUU”, con unos 500 millones de dosis destinadas a este país, que ha apoyado a la farmacéutica con cerca de 500 millones de dólares para las investigaciones.

En Europa, Moderna se ha aliado con la española Rovi para la fase final de producción de su vacuna y desde donde partirá su modelo de distribución en Europa y el resto del mundo.

Los datos de la pruebas de la fase 1 de la vacuna, publicados el martes en el New England Journal of Medicine, muestran niveles de anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2 superior a personas que han superado la enfermedad y respuesta inmunológica en 15 días, pero una caída en esos niveles a partir del día 43.

“Es cierto que como sucede con muchas otras vacunas el nivel de anticuerpos parece decaer con el tiempo”, indicó Tal Zaks, científico jefe de Moderna, lo que podría indicar la necesidad de vacunarse periódicamente. Otras de las conclusiones que se han derivado de esta primera fase de pruebas con 45 pacientes es que la dosis de 100 microgramos parece ser casi igual de efectiva que la de 250.

Para despejar dudas sobre la cantidad de vacuna, en la fase 2, en marcha desde mayo, se están probando cantidades también de 50 microgramos.

La fase 3 y definitiva para conocer si la vacuna de Moderna obtendrá aprobación para ser distribuida comenzará el 27 de julio con 30.000 voluntarios elegidos aleatoriamente, pero vinculados a regiones donde el nuevo coronavirus ha golpeado con más fuerza. 

El principal objetivo de la vacuna es proteger contra una manifestación sintomática de la Covid-19, según dijo Moderna, que cree que su producto podrá proteger contras las principales variantes del SARS-CoV-2.

Proyecto ruso

En Rusia se completaron los primeros ensayos de una vacuna contra la Covid-19.

Los mismo fueron  realizados por el ministerio de Defensa de Rusia y el centro de investigación en Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya, desde  mediados de junio en un prestigioso hospital militar en Moscú, con un grupo de voluntarios compuesto, principalmente, por militares rusos, pero también por algunos civiles.

El primer grupo, de 18 voluntarios, “terminó su participación y salió del hospital”, dijo  el ministerio de Defensa ruso en un comunicado. La tarea principal para este grupo era comprobar la seguridad de la vacuna y la tolerancia del organismo humano a sus componentes.

Los voluntarios permanecieron hospitalizados durante 28 días después de la vacunación realizada el 18 de junio, y fueron objeto de exámenes diarios.

Durante este período, las funciones vitales de su cuerpo permanecieron “dentro de los límites de la normalidad”, sin que “ningún efecto adverso grave o complicación fuese registrado”, asegura el comunicado.

Rebrotes en España y  más  contagios en Quito alarman

Los brotes de coronavirus se siguen agravando en la región española de Cataluña, con 928 nuevos casos en las últimas 24 horas y con velocidad de transmisión “muy elevada” en algunas zonas, mientras que en Quito aumentan los contagios.

El área con más casos es la zona metropolitana de Barcelona, con 250 nuevos contagios (141 más que el martes), según informó este martes el Departamento regional de Salud.

Otros 199 casos corresponden a la provincia de Lleida, en parte de la cual entraron  en vigor restricciones de movimiento y comercios para intentar contener la expansión de la enfermedad y donde hoy murió otro paciente. “La velocidad de los contagios es muy elevada”, afirmó la responsable de Sanidad en la zona sanitaria de Lleida, Divina Farreny.

En la capital ecuatoriana la  polémica sobre la efectividad de miles de pruebas Covid-19 realizadas por el municipio de Quito arrojan dudas sobre el alcance de contagios en una ciudad donde casi se han triplicado los casos desde que comenzó la desescalada el 3 de junio.

La alerta surgió tras un estudio realizado en México sobre pruebas como las adquiridas por el Ayuntamiento quiteño, que menciona que tienen “poca fiabilidad y sensibilidad”, dado que para detectar el virus se requiere de una alta carga viral, dijo   el concejal Bernardo Abad.

 El 3 de junio, cuando comenzó la desescalada, Quito reportaba 3.842 contagiados, cifra que subió a 10.035, con un sistema de salud que hace días trabaja al máximo de su capacidad. (EFE)