19 de octubre de 2021

Una antigua alumna de Monedero relata en Twitter una «historia de acoso y machismo» con Iglesias

Denuncia que el primero le ponía la mano en la cintura y que el exvicepresidente del Gobierno la acorraló «cual cervatillo» en un bar

Madrid, 23/03/2019. Pablo Iglesias regresa tras su baja por paternidad. Foto: Maya Balanya. ARCHDC

Una antigua alumna de Juan Carlos Monedero ha denunciado en Twitter una «historia de acoso y machismo rancio» protagonizada por el fundador de Podemos y por su secretario general, Pablo Iglesias. En el hilo publicado en dicha red social, Fernanda Freire asegura que coincidió con ambos en un bar cuando tenía 18 años, «una tierna joven» a la que Iglesias, según ella misma, «acorraló cual cervatillo».

Freire sostiene que se encontraba en un bar de Lavapiés cuando aparecieron Monedero, Iglesias y una tercera persona a la que no puede identificar. Tras varios momentos en los que Monedero le puso la mano en la cintura —«al parecer el hombre es muy tocón en general, pero yo no lo sabía», manifiesta—, «[Iglesias] me acorraló cual cervatillo para empezar a dorarme la píldora».

«No recuerdo exactamente la conversación, porque entre otras cosas debió ser bastante banal y vacía. Pero recuerdo esas típicas frases de: ‘Eres muy madura para tu edad’ y cosas similares. Total, que ahí estaba yo con un tipo feísimo con coleta, chepa y un piercing choni que era profe de la uni (me lo dijo uno de mis amigos, yo no le había visto por allí) pensando qué hacer con mi vida y aguantando la turra hasta que el señor Iglesias soltó por su apetitosa boca las siguientes palabras: ‘Voy al baño a refrescarme, te espero ahí’».

Tras esto, Freire abandonó el bar y se fue a su casa, pero el tercer individuo la siguió e insistió en subir a su casa. «En el portal comenzó su ‘cortejo’ inútil mientras yo le pedía que por favor se fuese. Lo intentó todo, y terminó ofreciéndose a hacerme ‘la mejor comida de coño de mi vida’. Ahí ya dije hasta aquí, abrí la puerta y se la cerré en la cara, literal, le di en toda la cabeza con el portalón de metal», asegura en otro mensaje publicado en Twitter.

| ABC